Criptodivisas en las Américas: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptodivisa en las Américas

We empower Anti-Financial Crime and Corporate Risk Management Professionals

  • Home
  • /
  • Blog
  • /
  • Criptodivisas en las Américas: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptodivisa en las Américas
Ff

Las leyes y regulaciones de la criptomoneda en las Américas. Aunque es difícil encontrar un enfoque legal coherente a nivel estatal, Estados Unidos está avanzando en el desarrollo de una legislación federal sobre criptomoneda. La Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) no considera que las criptomonedas sean moneda de curso legal, pero sí considera que los intercambios de criptomonedas son transmisores de dinero porque los tokens de criptomonedas son «otro valor que sustituye a la moneda». El Servicio de Impuestos Internos (IRS) no considera que la criptomoneda sea de curso legal, pero la define como «una representación digital de valor que funciona como medio de intercambio, unidad de cuenta y depósito de valor».

La Criptomoneda En Las AméRicas

Criptodivisas en las Américas: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptodivisa en las Américas

Los intercambios de criptodivisas son legales en Estados Unidos y se rigen por la Ley de Secreto Bancario (BSA). En la práctica, esto significa que los proveedores de servicios de intercambio de criptomonedas deben registrarse en la FinCEN, implementar un programa de ALD/CFT, mantener registros adecuados e informar a las autoridades. Por su parte, la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) ha declarado que las criptomonedas son valores y que los monederos digitales y los intercambios están sujetos a las leyes de valores. La Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC), por otro lado, ha adoptado un enfoque más amistoso, de «no hacer daño», describiendo el Bitcoin como una materia prima y permitiendo que los derivados de la criptodivisa se negocien públicamente.

En respuesta a las directrices del GAFI emitidas en junio de 2019, FINCEN declaró que espera que los intercambios de criptodivisas sigan la «Regla de Viaje» y recopilen y compartan información sobre los originadores y beneficiarios de las transacciones de criptodivisas. Clasifica los intercambios de divisas virtuales como transmisores de dinero tradicionales y aplica todas las mismas normas, incluidas las de la Ley de Secreto Bancario, que tiene su propia versión de la Norma de Viajes. FINCEN emitió un Aviso de Propuesta de Reglamentación (NPRM) sobre los cambios en la Regla de Viajes en octubre de 2020, señalando la introducción de nuevas responsabilidades de cumplimiento para los intercambios de criptomonedas.

Estados Unidos de América

En Estados Unidos, los intercambios de criptodivisas son legales y entran en el ámbito de regulación de la Ley de Secreto Bancario o BSA. Esta ley significa que los proveedores de servicios de intercambio de criptomonedas deben registrarse con la autoridad reguladora FinCEN, desarrollar e implementar un programa AML/CFT, mantener los registros apropiados relacionados con las criptomonedas y presentar informes a las autoridades pertinentes según los requisitos reglamentarios. Mientras tanto, la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos o SEC indicó que las criptomonedas se consideran valores y que las leyes de valores se aplican ampliamente a las carteras digitales y los intercambios.

La Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas, conocida como CFTC, ha adoptado un enfoque de «no daño», describiendo al Bitcoin como una materia prima. Además, el comercio de derivados de criptomonedas está permitido públicamente.

La supervisión prejudicial de la moneda virtual es responsabilidad del Estado, y la regulación varía según el estado. Por ejemplo, los estados de Idaho, Luisiana, Nueva York y Washington adoptaron el concepto de que la transferencia de moneda virtual y la minería son objetos de transmisión de dinero siguiendo la ley de unificación de servicios monetarios. A su vez, se requiere una licencia para implementar los servicios de criptomoneda.

A nivel federal, existen algunas orientaciones del Servicio de Impuestos Internos, según las cuales la moneda virtual es un reflejo digital del valor que actúa como medio de intercambio, unidad de liquidación y reserva de valor. A efectos fiscales, el dinero digital en Estados Unidos se clasifica como propiedad.

Posteriormente, las propiedades de la criptomoneda se consideran a efectos fiscales, y las operaciones de criptomoneda también se gravan. Por ejemplo, los salarios pagados a los empleados con Bitcoin están sujetos al impuesto federal sobre la renta y a los impuestos sobre las nóminas.

Ya en 2013, la FinCen emitió orientaciones en el sentido de que todo intercambiador de monedas virtuales es un transmisor de dinero según la Ley de Secreto Bancario y debe aplicar las disposiciones correspondientes.

Por estos medios, un cambiador de moneda virtual es una persona que se dedica a cambiar moneda virtual por moneda real, fondos u otra moneda virtual. Y transmisor de dinero es una persona involucrada en el negocio de aceptar y transmitir moneda, fondos u otro valor que sustituya a la moneda.

En 2017, el FinCen anunció la evaluación de una sanción monetaria civil contra BTC-e, uno de los mayores intercambios de monedas virtuales en Internet por volumen, por sus violaciones intencionadas de las leyes federales contra el blanqueo de capitales. También puede considerarse como una orientación normativa sobre la aplicación de la normativa contra el blanqueo de capitales.

El Departamento de Justicia está coordinando con la SEC y la CFTC la futura normativa sobre criptomonedas para garantizar una protección eficaz del consumidor y una supervisión normativa más ágil. El Tesoro de los Estados Unidos ha hecho hincapié en la necesidad urgente de una regulación de las criptomonedas para combatir las actividades delictivas mundiales y nacionales. En enero de 2018, se anunció un nuevo grupo de trabajo del FSOC para explorar el cada vez más concurrido mercado de criptodivisas.

A pesar de la mayor atención prestada a las monedas virtuales, ha habido poco movimiento concreto desde el punto de vista federal. Sin embargo, con 21 proyectos de ley en torno al uso de criptomonedas y blockchain que están siendo considerados por el Congreso, parece que esto puede cambiar a medida que avancemos en los próximos años.

En respuesta a las directrices publicadas por el GAFI en junio de 2019, FINCEN espera que los criptointercambios cumplan con los requisitos relacionados con la «Regla de Viaje» y recopilen y compartan información sobre los originadores y beneficiarios de las transacciones relacionadas con la criptodivisa. Las casas de cambio virtuales se sitúan en el mismo ámbito normativo que los transmisores de dinero tradicionales y aplican todas las mismas regulaciones, incluidas las establecidas en la BSA, que ha establecido su versión de la Travel Rule.

En octubre de 2020, un Aviso de Propuesta de Reglamentación o NPRM fue publicado por FINCEN relacionado con los ajustes a la Regla de Viajes, señalando la introducción de nuevas responsabilidades de cumplimiento para los intercambios de criptomonedas.

El Tesoro de los Estados Unidos ha hecho hincapié en la regulación de las criptomonedas para combatir las actividades delictivas globales y nacionales. En diciembre de 2020, la FINCEN propuso una nueva normativa para imponer requisitos de recopilación de datos a los intercambios y carteras de criptodivisas.

Se espera que la nueva norma se aplique en «otoño de 2022» y exigiría a los intercambios de criptodivisas que presenten informes de actividad sospechosa para las transacciones superiores a 10.000 dólares estadounidenses. Los propietarios de los monederos deberán identificarse cuando envíen más de 3.000 dólares estadounidenses en una sola transacción.

El Departamento de Justicia coordina con la SEC y la CFTC la futura normativa sobre criptodivisas, y las autoridades estadounidenses competentes están poniendo sus esfuerzos en garantizar una protección eficaz del consumidor y en agilizar la supervisión normativa. En 2021, el gobierno de Biden puso su atención en las stablecoins, con la intención de abordar los riesgos y el peligro del crecimiento del valor de los tokens. Más tarde, en 2021, el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros publicó un informe que incluía recomendaciones para una nueva legislación que proteja a los usuarios de stablecoin y medidas reguladoras provisionales para hacer frente a los riesgos de stablecoin en el marco de la actual Ley de Transferencia Electrónica de Fondos, la Ley de Protección Financiera del Consumidor y la Ley Gramm-Leach-Bliley.

La Criptomoneda En Las AméRicas

Canadá

En Canadá, las criptomonedas son legales. Sin embargo, no se consideran de curso legal porque el gobierno de Canadá sólo reconoce el dólar canadiense como moneda oficial del país. La moneda de curso legal se define como los billetes emitidos por el Banco de Canadá y las monedas de la Real Casa de la Moneda de Canadá o la Ley RCM. Conocer la diferencia es importante por múltiples razones. Las instituciones de Canadá no supervisan ni gestionan las criptomonedas, por lo que, además de no estar reguladas, no están respaldadas por ninguna autoridad central.

Las CRA más formales no las aceptarían como pago de impuestos, pero las empresas individuales pueden optar por aceptar criptodivisas bajo su propia responsabilidad. Todo el mundo puede comprar criptomonedas legalmente en Canadá, el segundo país del mundo, después de Estados Unidos, en cuanto al número de cajeros automáticos de Bitcoin instalados. La Agencia Tributaria de Canadá grava las criptomonedas desde 2013. El pago de bienes o servicios con la ayuda de criptodivisas en Canadá está sujeto a impuestos como una transacción de trueque. En el caso de la venta de moneda digital, se aplica un impuesto sobre la renta, un impuesto de sociedades o un impuesto sobre las ganancias de capital.

La normativa sobre el intercambio de criptodivisas en Canadá es inconsistente a nivel provincial. Sin embargo, a nivel federal, las autoridades tratan las criptomonedas como valores. Sin embargo, las bolsas están reguladas de forma similar a las empresas de servicios monetarios y están sujetas a obligaciones de diligencia debida y de información. Los tipos de transacciones para los que se utiliza la criptodivisa son limitados porque la criptodivisa no es de curso legal y nadie está obligado a aceptarla. Los canadienses no pueden utilizarlo para pagar impuestos o realizar otros pagos relacionados con el gobierno.

El Bitcoin, la popular criptodivisa, estaba un poco ensombrecido por las habladurías sobre los delincuentes que vendían las habilidades por el Bitcoin para evitar un posible seguimiento. Como cualquier moneda, algunos decidirán abusar de ella; afortunadamente, gran parte de esta sombra ha desaparecido, y la gente la considera ahora una moneda digital valiosa. Se considera que el Bitcoin sigue creciendo en Canadá y está floreciendo.

Además, Montreal alberga la única embajada de Bitcoin, que ofrece información sobre la adopción de criptodivisas y su tecnología. En noviembre, la Agencia Tributaria de Canadá o CRA publicó una hoja informativa en la que se refería al Bitcoin como moneda digital y dinero virtual, distinto de la moneda o dinero tradicional.

El hecho de que las criptomonedas no sean de curso legal también significa que cuentan con menos protecciones, lo que significa que no hay un seguro federal o provincial sobre las criptomonedas como lo habría con una cuenta de ahorros que contenga dólares canadienses. Sin embargo, si un comerciante está dispuesto a arriesgarse, puede aceptar cualquier pago que elija, como Bitcoin. Es similar a los negocios de la frontera que aceptan dólares estadounidenses como pago aunque no se consideren de curso legal en Canadá.

El gobierno canadiense permite el uso de criptodivisas, y las tiendas físicas y online pueden aceptar monedas digitales si lo desean. Muchos institutos están abiertos a métodos de pago no tradicionales para facilitar la experiencia de compra y aumentar la seguridad para mitigar los riesgos. Al entrar en una tienda tradicional, el hecho de que acepten Bitcoin para pagar depende del establecimiento. Normalmente, cuanto más fuerte sea la presencia en línea, más probable será que acepten o tomen el Bitcoin como pago.

Si bien la normativa sobre criptomonedas está en constante evolución, no hay indicios de que se vaya a promulgar legislación adicional, y las recientes actualizaciones de la Ley de Productos del Delito y Financiación del Terrorismo aún no han surtido pleno efecto. Se sospecha que el gobierno y las bolsas de criptomonedas necesitarán algún tiempo para evaluar los cambios que afectan al panorama de las criptomonedas antes de considerar una legislación adicional.

La Criptomoneda En Las AméRicas

México

Las criptomonedas están prohibidas en México. El gobierno y la autoridad financiera, CNBV, promulgaron leyes fintech en marzo de 2018 que desarrollaron un marco regulatorio y un «sandbox» para los activos virtuales. La Ley para Regular las Empresas de Tecnología Financiera de México, promulgada en marzo de 2018, incluyó un capítulo sobre «activos virtuales», comúnmente conocidos como criptomonedas.

Aquí, los activos virtuales se definen como representaciones de valor registradas electrónicamente y utilizadas por el público como medio de pago electrónico para todo tipo de transacciones legales. México promulgó una ley que amplía la aplicación de las leyes relativas al blanqueo de capitales a los activos virtuales, exigiendo a las instituciones financieras que prestan servicios relacionados con dichos activos que informen de las transacciones que superen determinados importes.

A medida que el mercado de las criptomonedas evoluciona, la ley otorga al Banco Central de México poderes más amplios para regular los activos virtuales. Su alcance incluye la especificación de los activos virtuales que las empresas financieras pueden operar en México y la definición de las características, condiciones y restricciones que se aplican a las transacciones con dichos activos virtuales digitales.

El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero de México decidió adoptar un enfoque conservador en relación con las criptomonedas, considerando que debe haber una sana distancia entre los activos virtuales y el sistema financiero mexicano.

Las entidades financieras que realicen operaciones con activos virtuales deben informar a los clientes de los riesgos aplicables al uso de activos digitales. Como mínimo, estas instituciones deben informar claramente a los clientes en sus respectivos sitios web o a través de los medios que utilizan para prestar servicios sobre la siguiente información:

  • Un activo virtual no es una moneda legal y no está respaldado por el gobierno federal ni por el Banco Central de México;
  • Una vez ejecutadas, las transacciones con activos virtuales pueden ser irreversibles;
  • El valor de los activos virtuales es volátil; y
  • Los riesgos tecnológicos, cibernéticos y de fraude son inherentes a los activos virtuales

En la comunicación realizada el 28 de junio de 2021, respecto a las operaciones con activos virtuales, algunos de los reguladores financieros, entre ellos la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Banco Central de México, establecieron que los activos virtuales no constituyen moneda de curso legal en México y no una moneda según el marco legal vigente.

Asimismo, las instituciones financieras que cuenten con autorización previa del Banco Central de México sólo podrán realizar operaciones con activos virtuales correspondientes a las actividades que realicen internamente para llevar a cabo las operaciones que las instituciones realicen con sus clientes. Las instituciones financieras no están autorizadas a realizar u ofrecer transacciones públicas en monedas virtuales.

Adicionalmente, la comunicación realizada también describió la postura de los reguladores frente a las stablecoins, donde se estableció que la emisión de estos derechos de cobro contra el emisor no se considera una actividad distinta a la captación de recursos, la cual está prohibida por las instituciones financieras reguladas a nivel nacional.

Si no se toman las autorizaciones, no se permite captar fondos mediante la emisión u oferta en el territorio nacional de los instrumentos conocidos como stablecoins.

Según la ley FINTECH, los bancos pueden realizar operaciones con activos virtuales previo reconocimiento y autorización del Banco Central de México.

El marco legal relacionado con los activos virtuales también incluye disposiciones emitidas por el Banco Central de México, cuyo objetivo es determinar las características del activo virtual que debe cumplir para ser utilizado por las instituciones financieras.

En México, las entidades financieras permitidas para los criptoactivos son los bancos y las instituciones financieras. Los transmisores de dinero no pueden operar con activos virtuales a menos que estén autorizados a hacerlo debido a una autorización temporal concedida por los reguladores financieros bajo el régimen de Regulatory Sandbox. Los bancos y las instituciones financieras deben desarrollar y aplicar el programa y los sistemas adecuados de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo para garantizar que se evite el riesgo de blanqueo de capitales o de financiación del terrorismo y no se entretenga a los delincuentes.

La Criptomoneda En Las AméRicas

Ecuador

Sólo el 2,73% de la población de Ecuador posee criptomonedas, lo que se estima en un rango de 500.000 personas. El comercio de Bitcoin no es una actividad ilegal en el país. Está prohibido utilizarlo como sistema de pago. El problema es que Ecuador no está muy acostumbrado a usar dinero electrónico, por lo que incluso en 2015, la introducción del Dinero Electrónico no hizo demasiada mella en el corazón de los ciudadanos.

Ecuador ha prohibido la emisión, promoción o circulación de monedas virtuales y tiene previsto emitir su moneda digital para que sea de curso legal. La moneda fiduciaria oficial de Ecuador es el dólar estadounidense, y se dice que la moneda digital bajo el sistema de moneda electrónica de Ecuador es equivalente y convertible a los dólares estadounidenses. El Banco Central de Ecuador declaró que Bitcoin no es un método de pago autorizado. Aclaró que ninguna autoridad respalda al Bitcoin porque su valor se basa meramente en la especulación.

El Banco Central declaró que la compra y venta de criptomonedas, como el Bitcoin, a través de Internet no está prohibida. Sin embargo, se reiteró que el Bitcoin no es una moneda de curso legal y no es un método de pago autorizado para bienes y servicios de acuerdo con el artículo número 94 del Código Orgánico Monetario Financiero o el «Código Orgánico Monetario y Financiero». Ecuador creó su sistema de dinero electrónico, que está directamente vinculado al dólar estadounidense y regula estrictamente la criptoindustria. La Asamblea Nacional local prohibió inicialmente el Bitcoin y otras monedas no fiduciarias.

Actualmente, el Banco Central de Ecuador se adhiere a que el uso de Bitcoin y otras criptodivisas no es un método de pago autorizado. Pero, la venta y la compra de las criptodivisas existentes son legales en este país. El regulador afirma que el carácter especulativo de las criptomonedas y la naturaleza altamente arriesgada de estas transacciones se debe a la falta de supervisión sobre ellas.

Los usuarios del sistema oficial pueden pagar algunos servicios con la ayuda de medios electrónicos ecuatorianos y transferirlos de un individuo a otro. El gobierno actual está ansioso por asegurar el capital y controlar su movimiento. Por lo tanto, las empresas que necesitan licencias de criptomoneda deben diversificar su negocio y trasladar los intercambios a otras jurisdicciones.

El candidato presidencial Andrade Giovanny expresó su interés en establecer una criptodivisa concurrente con la economía ecuatoriana estandarizada en dólares. Al mismo tiempo, la propuesta sigue siendo controvertida porque los ecuatorianos adoptaron el dólar estadounidense en 1999.

La Criptomoneda En Las AméRicas

Argentina

En Argentina, los Bitcoins pueden ser considerados dinero pero no moneda legal. Un bitcoin puede considerarse un bien o una cosa según el Código Civil argentino, y las transacciones con bitcoins pueden regirse por las normas de venta de bienes del Código Civil. El 5 de mayo de 2022, el Banco Central de Argentina prohibió a las IFs facilitar las transacciones de criptodivisas.

Las monedas virtuales no tienen curso legal según la Constitución del país, que designa al Banco Central como única autoridad que puede emitir moneda de curso legal. Además, cosas como la minería de Bitcoin en Argentina y los intercambios de Bitcoin también son legales. El Bitcoin se considera un bien bajo el Código Civil argentino, y las normas del Código Civil rigen sus transacciones. En algunos contextos, las criptomonedas están sujetas al impuesto sobre las ganancias de capital y al impuesto sobre la renta.

Según la Constitución Nacional de Argentina, la única autoridad capaz de emitir moneda legal es el Banco Central. Las criptomonedas no son moneda de curso legal, según el Código Civil y Comercial argentino, ya que no son emitidas por la autoridad monetaria gubernamental y no tienen curso legal. Las criptodivisas pueden considerarse dinero pero no moneda legal, ya que no son una forma obligatoria de cancelar obligaciones o deudas.

Argentina ha ejercido un estricto control sobre las divisas. Sin embargo, se convirtió en uno de los primeros en adoptar la criptomoneda para protegerse de la inflación. Aunque las criptodivisas no están prohibidas, el gobierno argentino ha promulgado normas relativas a las criptodivisas, sobre todo en materia de fiscalidad y lucha contra el blanqueo de capitales.

La Comisión Nacional de Valores de Argentina publicó los riesgos asociados a las ofertas iniciales de monedas. La Unidad de Información Financiera definió las criptomonedas como una «representación digital de valor que puede ser comercializada digitalmente y funciona como medio de intercambio, y/o una unidad de cuenta; y/o un depósito de valor, pero no tiene estatus de moneda de curso legal en ninguna jurisdicción y no es emitida ni garantizada por ningún gobierno o jurisdicción». La Resolución 300/ 2014 de la UIF establece requisitos de información mejorados en virtud de las leyes relacionadas con la lucha contra el blanqueo de capitales y la reforma fiscal. Los beneficios derivados de la venta de moneda digital se consideran ingresos y están sujetos a impuestos.

La Criptomoneda En Las AméRicas

Brasil

La Comisión del Mercado de Valores de Brasil ha determinado que una criptomoneda brasileña en particular, la llamada Niobium Coin, no es un activo financiero. La moneda brasileña Niobium es un token de utilidad creado mediante codificación en la plataforma Ethereum. Ahora, la Comisión de Valores Mobiliarios de Brasil ha declarado que las monedas virtuales sólo deben considerarse valores cuando pagan intereses o dividendos a sus inversores o permiten participar en la gestión de la empresa mediante votos. En algunos contextos, las criptomonedas están sujetas al impuesto sobre las ganancias de capital y al impuesto sobre la renta.

En la actualidad, Brasil no ha promulgado una normativa o legislación que regule específicamente las criptomonedas. No obstante, las estructuras legales y reglamentarias existentes guían a las criptomonedas. Las monedas virtuales no entran actualmente en la definición de moneda legal según la legislación brasileña.

Según el Decreto-Ley 857-69 y la Ley 10192/ 01, el real brasileño es la moneda de curso legal del país. Las criptomonedas se consideran, en general, activos bajo el régimen general del Código Civil. Las Ofertas Iniciales de Monedas, por lo menos las que adoptan intrínsecamente las características funcionales de un valor, pueden estar sujetas a la Ley de Mercado de Capitales y al marco regulatorio de la Comisión de Valores Mobiliarios de Brasil. Las ofertas pueden estar sujetas a la Normativa 400/ 03 de la CVM y/o a otras orientaciones de la CVM. La legislación brasileña no prevé un régimen de lucha contra el blanqueo de capitales específico para las monedas virtuales. Sin embargo, la actual Ley de Lucha contra el Blanqueo de Capitales se extiende a las monedas virtuales en algunos contextos.

La legislación fiscal de Brasil no prevé actualmente disposiciones específicas para las criptomonedas. Sin embargo, las autoridades fiscales orientan la forma de las preguntas y respuestas, que exigen que las monedas virtuales se declaren a las autoridades fiscales en las declaraciones del impuesto sobre la renta, y las ganancias de capital derivadas de la venta de monedas virtuales están sujetas a impuestos.

A finales de 2020, los legisladores de Brasil propusieron una legislación para regular las criptomonedas y establecer una serie de leyes que regulen su uso con fines comerciales.

Reflexiones finales

El Tesoro de los Estados Unidos ha subrayado la importancia crítica de las regulaciones de las criptomonedas en la lucha contra la actividad criminal global y doméstica. FINCEN propuso una nueva regulación de criptodivisas en diciembre de 2020, exigiendo a los intercambios y carteras de criptodivisas la recopilación de datos. La norma, que entrará en vigor en otoño de 2022, obligaría a las bolsas a presentar informes de actividades sospechosas (SAR) para las transacciones de más de 10.000 dólares y a los propietarios de carteras a identificarse cuando envíen más de 3.000 dólares en una sola transacción.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}