Criptodivisas en otras regiones: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptomoneda en otras regiones

We empower Anti-Financial Crime and Corporate Risk Management Professionals

  • Home
  • /
  • Blog
  • /
  • Criptodivisas en otras regiones: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptomoneda en otras regiones
Lll

Las leyes y regulaciones de la criptomoneda en otras regiones. A medida que crece el uso de la criptomoneda, también lo hacen las regulaciones de la misma en todo el mundo. El panorama de las criptomonedas cambia constantemente, y mantenerse al día con las normas en varios territorios globales es difícil. Navegue por el conjunto de regulaciones, actitudes legislativas y actividades asociadas a la criptomoneda en el mundo. Cómo enfocan los diferentes países la regulación de las monedas y los intercambios, y si tienen alguna legislación próxima que pueda cambiar su postura sobre las criptodivisas.

La Criptomoneda En Otras Regiones

Criptodivisas en otras regiones: Las leyes y regulaciones adecuadas de la criptomoneda en otras regiones

Para garantizar una protección eficaz de los consumidores y una supervisión reglamentaria más ágil, el Departamento de Justicia sigue colaborando con la Comisión de Valores y Bolsa o SEC y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas o CFTC en la futura reglamentación de las criptomonedas. En 2021, el gobierno de Biden se centró en las stablecoins para hacer frente al riesgo del aumento del valor de los tokens. Ese mismo año, el Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros emitió una serie de recomendaciones, una de las cuales era la necesidad de una nueva legislación.

La situación de los proveedores de servicios de criptomoneda en 2021 también se debatió en el Congreso, con nuevas normas incluidas en el proyecto de ley de infraestructuras de la administración Biden. Según las nuevas normas, los intercambios de criptomonedas se consideran corredores y deben cumplir con los requisitos de información y mantenimiento de registros en materia de ALD/CFT.

La Criptomoneda En Otras Regiones

Australia

En Australia, la moneda virtual no se considera un producto financiero y, por lo tanto, la actividad de la criptodivisa no está sujeta a requisitos de licencia, excepto para las actividades relacionadas con el dinero fiduciario u otros instrumentos financieros.

En 2017, el gobierno de Australia declaró que las criptodivisas eran legales. En concreto, afirmaba que el Bitcoin, y otras criptodivisas que compartían sus características, debían ser tratadas como una propiedad y estar sujetas al Impuesto de Plusvalía. Las criptomonedas estaban anteriormente sujetas a una controvertida doble imposición en virtud del régimen fiscal de bienes y servicios de Australia. El cambio en el tratamiento fiscal es indicativo del enfoque progresivo del gobierno australiano respecto al tema de las criptomonedas.

En 2018, el Centro Australiano de Informes y Análisis de Transacciones, o AUSTRAC, anunció la implementación de regulaciones de intercambio de criptodivisas más robustas. Dicha normativa sobre criptomonedas exige que las bolsas que operan en Australia se registren en la AUSTRAC, identifiquen y verifiquen a los usuarios, mantengan registros y cumplan con las obligaciones de información en materia de ALD y CFT. Los intercambios no registrados están sujetos a cargos penales y sanciones económicas.

Además, en mayo de 2019, la Comisión Australiana de Valores e Inversiones o ASIC emitió requisitos regulatorios actualizados para las ofertas iniciales de monedas o ICO y el comercio de criptomonedas. El 30 de mayo de 2019, la ASIC publicó una guía actualizada en relación con las ICO y el comercio de criptomonedas. Adopta la posición de que las ICOs, por su naturaleza, buscan recaudar capital del público para financiar un proyecto particular a través de la emisión de criptoactivos como tokens.

Si el criptoactivo emitido por la ICO es un producto financiero, el emisor de la ICO debe cumplir con las disposiciones pertinentes de recaudación de capital de la Ley de Sociedades. Los emisores de ICOs deben cumplir con las leyes australianas, como la Ley ASIC, la Ley de Sociedades, la Ley Australiana del Consumidor y las leyes AML/KYC. En el caso de los criptoactivos, la Ley de la ASIC y la Ley de Sociedades incluyen prohibiciones contra las conductas engañosas o fraudulentas. De acuerdo con la legislación australiana, los derechos vinculados a los criptoactivos emitidos en el marco de una OIC son una consideración clave a la hora de evaluar el estatus legal como producto financiero.

Además, existe el llamado Código de Conducta de la Industria Australiana de Moneda Digital, desarrollado por la Asociación Australiana de Moneda Digital y Comercio. Este Código de Conducta establece las normas adecuadas para llevar a cabo el negocio de la criptomoneda en el país, pero su ejecución es obligatoria sólo para los miembros de la asociación.

De cara al futuro, Australia ha establecido una pauta de regulación proactiva de la criptomoneda en el pasado. Estas últimas regulaciones ilustran el esfuerzo continuo del país por proporcionar un marco claro para que las empresas de criptografía operen en los próximos años. Sin embargo, las recientes revelaciones que han sacado a la luz graves fallos en el sector financiero australiano afectarán sin duda a la forma en que AUSTRAC aborda el cumplimiento de la normativa en el futuro y probablemente conducirá a un mayor escrutinio y a un endurecimiento de los controles reglamentarios en general.

Las criptomonedas pueden ser consideradas activos a efectos del impuesto sobre las ganancias de capital, con la orientación diciendo: «Cuando usted utiliza bitcoin para comprar bienes o servicios para uso o consumo personal, cualquier ganancia o pérdida de capital de la disposición del bitcoin no se tendrá en cuenta siempre que el costo del bitcoin sea de 10.000 dólares estadounidenses o menos».

En el caso de las transacciones comerciales, las directrices de la Autoridad Fiscal Australiana establecen que el valor en dólares australianos de los bitcoins recibidos por bienes y servicios debe registrarse como parte de los ingresos ordinarios, del mismo modo que la recepción de una contraprestación no monetaria en el marco de una transacción de trueque. Una empresa que compra artículos utilizando bitcoin tiene «derecho a una deducción basada en el valor de mercado del artículo adquirido». El impuesto sobre bienes y servicios o GST también se paga y se calcula sobre el valor de mercado de los bienes o servicios, que normalmente es igual al valor justo de mercado del bitcoin en el momento de la transacción. Cuando una empresa se deshace del bitcoin, puede haber consecuencias fiscales sobre las ganancias de capital.

Si una empresa da bitcoin a un empleado, esto puede considerarse un beneficio adicional o un salario normal. Supongamos que una entidad se dedica a la extracción, compra y venta de bitcoins como servicio de intercambio. Los ingresos derivados deben incluirse en su renta imponible, y los gastos incurridos pueden deducirse.

Las autoridades fiscales también publicaron una guía separada sobre la aplicación del GST a los bienes y servicios relativos a las transacciones con moneda digital. En diciembre de 2017 se retiró una resolución anterior relativa al GST tras la aprobación de las enmiendas a la Ley de un nuevo sistema tributario de 1999 y los reglamentos asociados, que se aplican a las transacciones posteriores al 1 de julio de 2017.

En virtud de las modificaciones, las ventas y compras de moneda digital no están sujetas al GST. Si una persona lleva a cabo un negocio relacionado con la moneda digital o acepta moneda digital como pago como parte de un negocio, hay consecuencias del GST. Los cambios pretendían eliminar la «doble imposición» de las monedas digitales en el sistema GST.

La Criptomoneda En Otras Regiones

Rusia

El gobierno ruso y el Banco Central de Rusia acordaron su enfoque para regular las criptomonedas después de meses de especulación sobre cómo el gobierno ruso manejará las monedas digitales. Los organismos estatales trabajan ahora en un proyecto de ley que se presentará el 18 de febrero y que definirá las criptomonedas como un «análogo de las monedas» y no como activos financieros digitales. El Ministerio de Finanzas de Rusia está impulsando su plan para regular las criptomonedas en el país y ha presentado un proyecto de ley al Parlamento.

El proyecto de ley se basa en la hoja de ruta previamente aprobada y elaborada por varios organismos gubernamentales, incluidos los principales cuerpos de seguridad. El anuncio pone de manifiesto la división política con el Banco de Rusia, que se opone a la regulación y preferiría que se prohibiera el comercio y la minería de criptomonedas. El banco central, que ha estado impulsando el proyecto piloto de su moneda digital, el rublo digital, ha sugerido castigar el comercio y la emisión de criptomonedas con multas de hasta 500.000 rublos o 6.360 dólares estadounidenses para los particulares y 1 millón de rublos para las empresas.

El proyecto de ley considera las criptomonedas como una herramienta de inversión, no como una moneda de curso legal, y no pueden utilizarse para pagar bienes y servicios. El proyecto de ley también especifica los requisitos para los intercambios de criptodivisas y los escritorios OTC, que deben satisfacer criterios específicos para obtener una licencia. Las bolsas de criptomonedas extranjeras deben registrar las entidades legales en Rusia antes de prestar servicios. Todas las transacciones de criptomonedas a monedas deben realizarse a través de cuentas bancarias. Los usuarios deben someterse a controles KYC con los bancos y los intercambios de criptodivisas según las leyes y regulaciones AML/KYC aplicables.

Las criptomonedas sólo funcionan en el sector legal si tienen una identificación completa a través del sistema bancario o de intermediarios autorizados. Actualmente, las transacciones de Bitcoin y la posesión de criptodivisas en Rusia no están prohibidas. Aun así, las transacciones deben realizarse a través de un organizador de intercambio de divisas digitales, un banco o un intercambio entre pares con licencia. Además, las transacciones de criptodivisas de más de 600.000 rublos tienen que ser declaradas.

En abril de 2017, el Banco Central de la Federación Rusa reconoció la moneda virtual como una mercancía digital. En febrero de 2018, la Duma rusa inició un debate sobre la legislación de la criptomoneda, que puede considerarse como un proyecto de ley federal sobre activos digitales. Finalmente, el presidente del Comité de Mercados Financieros de la Duma Estatal rusa confirmó que el proyecto de ley que establece el marco regulador de las criptodivisas en Rusia estaba terminado. El funcionario explicó las principales características del proyecto de ley, incluido el modo en que se regularán los intercambios de criptomonedas y los mineros. Sin embargo, la aprobación del proyecto de ley se ha retrasado debido a la pandemia de coronavirus.

El proyecto de ley establece que la minería es una actividad empresarial destinada a la creación de una criptomoneda y a la validación para recibir una remuneración en criptomoneda. La criptomoneda se define como un tipo de activo financiero digital creado y contabilizado en el registro distribuido de transacciones digitales por los participantes de este registro siguiendo las reglas de mantenimiento del registro de transacciones digitales. Las normas de facturación de las criptomonedas no están determinadas por el proyecto de ley y se establecerán por separado.

Todavía existe una cierta resistencia hacia cualquier moneda que Rusia no emita como Estado. El incumplimiento de las normas oficiales conlleva, por el momento, sanciones legales. Las personas que poseen uno o dos Bitcoins no están en riesgo. Pero todos los intercambios de criptodivisas y carteras alojadas en sitios rusos con un dominio ruso al final están en riesgo de hecho.

Como se puede ver, actualmente hay mucha ambigüedad en el estatus legal y la regulación de las criptodivisas en diferentes países, siendo ésta una de las razones por las que es bastante complicado determinar qué leyes y regulaciones deben aplicarse a las criptodivisas. Sin embargo, entender los términos generales de regulación de su país ayuda a comprender los diferentes puntos de vista de los reguladores nacionales. Por lo tanto, es beneficioso determinar qué medidas de cumplimiento de los delitos financieros es probable que se apliquen.

Reflexiones finales

El año 2021 fue un momento decisivo para los activos digitales, y el escenario está preparado para que los reguladores creen un marco para gobernar este nuevo y enorme mercado. Hasta ahora, la respuesta reguladora ha sido ad hoc, retórica o, en algunos casos, impulsada por la aplicación de la ley. Lo más probable es que se necesiten años para completar el reto en un área tan nueva y disruptiva. A la dificultad se suma la ambigüedad de los activos digitales y la falta de definiciones estandarizadas, lo que plantea problemas de solapamiento y jurisdicción.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}