fbpx

Protección del sistema financiero: la importancia de la notificación de transacciones sospechosas

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on marzo 8, 2024
1709886214154X458407212738388700 Feature

Descripción de los informes de transacciones sospechosas

En la lucha contra los delitos financieros, la notificación de transacciones sospechosas desempeña un papel crucial en la identificación y prevención de actividades ilícitas como el blanqueo de capitales, el robo, la evasión fiscal y el fraude financiero. Las instituciones financieras tienen la obligación legal y moral de informar de las actividades sospechosas a las autoridades competentes, lo que contribuye a la integridad y seguridad generales del sistema financiero.

Importancia de la notificación de transacciones sospechosas

No se puede exagerar la importancia de la notificación de transacciones sospechosas. Permite a las instituciones financieras desempeñar un papel activo en la lucha contra la delincuencia financiera, protegiéndose a sí mismas y a la economía en general. Al vigilar y denunciar las transacciones sospechosas, las instituciones financieras contribuyen a la detección y prevención de actividades ilícitas.

Las instituciones financieras estadounidenses, por ejemplo, identificaron más de 2 billones de dólares de actividades sospechosas entre 1999 y 2017, lo que equivale al PIB anual de Italia, el país con el octavo PIB más alto del mundo (Unit21). Estos informes proporcionan información valiosa sobre posibles esquemas de lavado de dinero, financiamiento del terrorismo, fraude y otras actividades ilícitas. Ayudan a las unidades de inteligencia financiera y a los organismos encargados de hacer cumplir la ley a identificar e investigar actividades sospechosas, lo que conduce a la desarticulación de redes delictivas y a la recuperación de ganancias ilícitas.

Obligaciones legales de las instituciones financieras

Las instituciones financieras están legalmente obligadas a informar sobre las transacciones sospechosas en virtud de diversos marcos normativos. En los Estados Unidos, la Ley de Secreto Bancario (BSA, por sus siglas en inglés) sirve como piedra angular para los esfuerzos contra el lavado de dinero . Promulgada en 1970, la BSA exige a las instituciones financieras que vigilen y reporten los indicios de actividad sospechosa en un plazo de 30 días. Esto incluye transacciones que no tienen ningún propósito comercial o legal y no proporcionan una explicación razonable. Al adherirse a los requisitos de información de la BSA, las instituciones financieras cumplen con sus obligaciones legales y contribuyen a los esfuerzos colectivos para combatir los delitos financieros.

Las instituciones financieras deben presentar informes de actividades sospechosas (SAR) a la autoridad reguladora correspondiente, como la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) en los Estados Unidos, dentro del plazo de presentación de informes designado. Los SAR proporcionan información detallada sobre la actividad sospechosa, incluida la naturaleza de la transacción, las personas involucradas y cualquier evidencia de respaldo adicional. Estos informes sirven como una herramienta crucial para que las autoridades identifiquen e investiguen posibles delitos financieros.

El incumplimiento de las obligaciones de notificación de transacciones sospechosas puede tener graves consecuencias para las instituciones financieras. Las sanciones pueden incluir multas significativas, daños a la reputación y pérdida de confianza de los reguladores, los clientes y el público. Por lo tanto, es vital que las instituciones financieras establezcan políticas y procedimientos sólidos de lucha contra el blanqueo de capitales e inviertan en sistemas y tecnologías adecuados para detectar y denunciar eficazmente las transacciones sospechosas.

Al comprender la importancia de la notificación de transacciones sospechosas y el cumplimiento de sus obligaciones legales, las instituciones financieras contribuyen a un sistema financiero más seguro. Los esfuerzos colectivos de las instituciones financieras, las autoridades reguladoras y los organismos encargados de hacer cumplir la ley son esenciales para combatir los delitos financieros y proteger la integridad de la economía mundial.

Detección de actividades sospechosas

En la lucha contra los delitos financieros, la detección y notificación de actividades sospechosas es crucial para las instituciones financieras. Al monitorear las transacciones e identificar posibles señales de alerta, estas instituciones desempeñan un papel vital en la prevención del lavado de dinero y otras actividades ilícitas.

Monitoreo de transacciones y señales de alerta

Las instituciones financieras deben monitorear diligentemente el tamaño y los tipos de transacciones que ocurren dentro de sus sistemas para identificar actividades sospechosas. Esto incluye transacciones que no tienen ningún propósito comercial o legal y que no proporcionan una explicación razonable (Unit21). Al establecer sistemas sólidos de monitoreo de transacciones, las instituciones pueden señalar las actividades que se desvían de los patrones esperados y desencadenar una investigación más profunda.

El concepto de banderas rojas es una herramienta útil para identificar actividades sospechosas. Las banderas rojas son indicadores que resaltan cualquier transacción, actividad o comportamiento del cliente asociado con un cierto nivel de riesgo. Pueden ayudar a las instituciones financieras a identificar posibles áreas de preocupación y a impulsar un mayor escrutinio. Algunos ejemplos de señales de alerta son:

  • Grandes depósitos o retiros de efectivo que son inconsistentes con el perfil de un cliente o las operaciones comerciales.
  • Transferencias frecuentes y repentinas de fondos a jurisdicciones de alto riesgo conocidas por actividades de lavado de dinero.
  • Movimiento rápido de fondos entre múltiples cuentas o patrones de transacciones complejos diseñados para ocultar el origen o el destino de los fondos.
  • Transacciones que involucran a personas políticamente expuestas (PEP) o personas y entidades asociadas con jurisdicciones de alto riesgo (Sanction Scanner).

Al prestar atención a estas señales de alerta, las instituciones financieras pueden mejorar su capacidad para identificar transacciones sospechosas y reportarlas adecuadamente.

Papel de las instituciones financieras

Las instituciones financieras tienen un papel crucial que desempeñar en la detección de actividades sospechosas. Están en la primera línea del sistema financiero, interactuando directamente con los clientes y procesando numerosas transacciones diarias. Como parte de su responsabilidad de combatir el lavado de dinero y otros delitos financieros, las instituciones financieras deben:

  1. Implementar sistemas robustos de monitoreo de transacciones: Las instituciones financieras deben implementar sistemas de monitoreo de transacciones que puedan analizar y señalar actividades potencialmente sospechosas en función de reglas y patrones predefinidos. Estos sistemas deben actualizarse periódicamente para adaptarse a la evolución de las amenazas y a los nuevos esquemas de blanqueo de capitales.

  2. Llevar a cabo la debida diligencia con el cliente: Las instituciones financieras deben contar con programas eficaces de identificación de clientes para verificar la identidad de sus clientes y comprender la naturaleza de sus transacciones. Esto ayuda a detectar cualquier comportamiento anormal o sospechoso.

  3. Reportar transacciones sospechosas: Cuando una institución financiera detecta una transacción sospechosa, está obligada a presentar un Reporte de Actividad Sospechosa (SAR) ante las autoridades reguladoras correspondientes. Los SAR proporcionan información detallada sobre la actividad sospechosa, lo que ayuda a las unidades de inteligencia financiera (unidades de inteligencia financiera) en sus investigaciones.

Es importante que las instituciones financieras inviertan en los recursos, las tecnologías y el personal capacitado necesarios para cumplir su función de manera efectiva. Al desempeñar un papel activo en la detección y notificación de actividades sospechosas, las instituciones financieras contribuyen a la integridad y seguridad generales del sistema financiero.

En la siguiente sección, exploraremos el proceso de presentación de un Informe de Actividad Sospechosa (SAR) y el cronograma para informar.

Proceso de Reporte de Transacciones Sospechosas

Para combatir los delitos financieros y proteger la integridad del sistema financiero, las instituciones financieras tienen la obligación legal y moral de informar a las autoridades sobre actividades sospechosas. Este proceso se conoce como notificación de transacciones sospechosas. Al informar con prontitud las transacciones que se sospecha que son ilegales o que implican lavado de dinero, las instituciones financieras desempeñan un papel crucial en la prevención de delitos financieros. Dos componentes clave del proceso de notificación de transacciones sospechosas son la presentación de un Informe de Actividad Sospechosa (SAR) y el cumplimiento del cronograma para la denuncia.

Presentación de un Informe de Actividad Sospechosa (SAR)

Las instituciones financieras están obligadas a presentar un Informe de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés) ante los organismos reguladores correspondientes para informar sobre las transacciones que puedan indicar actividad delictiva. En los Estados Unidos, las instituciones financieras presentan los SAR a la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) en un plazo de 30 días a partir de la detección de la actividad sospechosa (Unit21). En el Canadá, las entidades declarantes están obligadas a presentar un informe sobre transacciones sospechosas al Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros del Canadá cuando existan motivos razonables para sospechar de delitos de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo.

El SAR debe incluir información completa sobre la transacción sospechosa, como las personas o entidades involucradas, montos, fechas y cualquier otro detalle relevante. Las instituciones financieras deben asegurarse de que el SAR sea preciso, completo y proporcione información suficiente para respaldar la sospecha de actividad ilegal. Al presentar SAR, las instituciones financieras ayudan a los organismos reguladores y a las unidades de inteligencia financiera en sus esfuerzos por investigar y combatir los delitos financieros.

Cronograma para la presentación de informes

La puntualidad es crucial en el proceso de notificación de transacciones sospechosas. Las instituciones financieras deben cumplir con plazos específicos para la presentación de informes a fin de garantizar que los posibles delitos financieros se aborden con prontitud. En los Estados Unidos, los SAR deben enviarse a FinCEN dentro de los 30 días posteriores a la detección de la actividad sospechosa (Unit21). La pronta denuncia permite a los organismos encargados de hacer cumplir la ley y a los organismos reguladores tomar las medidas necesarias para prevenir nuevas actividades ilícitas y proteger el sistema financiero.

En el Canadá, las entidades declarantes están obligadas a presentar un informe sobre transacciones sospechosas al FINTRAC tan pronto como sea posible después de que surjan motivos para sospechar que se trata de un delito de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo. El cronograma exacto para la denuncia puede variar según la jurisdicción y la naturaleza de la actividad sospechosa. Es esencial que las instituciones financieras cuenten con sistemas de monitoreo sólidos y políticas y procedimientos de AML para garantizar la detección y notificación oportunas de transacciones sospechosas.

Al seguir los procedimientos adecuados para la presentación de SAR y cumplir con los plazos designados, las instituciones financieras contribuyen a la prevención y detección de delitos financieros. Su cooperación y vigilancia son cruciales para salvaguardar la integridad del sistema financiero y protegerlo contra el lavado de dinero y otras actividades ilícitas.

Herramientas y tecnologías para la notificación de transacciones sospechosas

Para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y los delitos financieros, las instituciones financieras se basan en diversas herramientas y tecnologías para la notificación de transacciones sospechosas. Estas soluciones avanzadas ayudan a automatizar procesos, mejorar la eficiencia y mejorar la precisión de los informes. Dos herramientas clave que se utilizan habitualmente son los flujos de verificación automatizados y las soluciones de cumplimiento para la presentación de informes de actividades sospechosas (SAR).

Flujos de verificación automatizados

Los flujos de verificación automatizados desempeñan un papel crucial en la detección y prevención de transacciones sospechosas. Estos flujos permiten a las instituciones financieras implementar comprobaciones adicionales en varias etapas del recorrido de la cuenta de usuario, lo que activa alertas sobre posibles actividades ilícitas o fraude. Al aprovechar tecnologías como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, estos flujos de verificación pueden analizar rápidamente grandes cantidades de datos e identificar cualquier señal de alerta o anomalía.

Una de esas soluciones ofrecidas por Persona, por ejemplo, es capaz de detectar listas de sanciones, advertencias y personas políticamente expuestas (PEP) globales, así como automatizar las verificaciones de noticias negativas en millones de artículos. También permite realizar comprobaciones de medios personalizables para identificar posibles actividades sospechosas o fraudes a través de la notificación de transacciones sospechosas. Estos flujos de verificación automatizados ayudan a las instituciones financieras a proteger las cuentas, verificar las identidades de los usuarios e identificar y denunciar de manera eficiente las transacciones sospechosas.

Soluciones de cumplimiento para la presentación de SAR

Las soluciones de cumplimiento diseñadas específicamente para la presentación de SAR son esenciales para que las instituciones financieras cumplan con sus obligaciones regulatorias. Estas soluciones agilizan el proceso de presentación de informes de actividades sospechosas, lo que garantiza el cumplimiento de las regulaciones contra el lavado de dinero (AML).

Persona, por ejemplo, ofrece una solución integral de cumplimiento que permite a las instituciones financieras examinar las listas globales de sanciones y advertencias, así como miles de listas de PEP. Al aprovechar estas capacidades, las instituciones financieras pueden identificar los riesgos potenciales asociados con las transacciones y mejorar su capacidad para informar sobre actividades sospechosas. Además, la solución de Persona permite el enriquecimiento de los perfiles de usuario con identificadores de redes sociales y otros registros de identidad, lo que ayuda aún más a informar sobre transacciones sospechosas y mejorar los esfuerzos de cumplimiento.

La implementación de soluciones de cumplimiento específicamente diseñadas para la presentación de SAR no solo ayuda a las instituciones financieras a cumplir con sus obligaciones legales, sino que también garantiza un proceso más eficiente y optimizado para informar transacciones sospechosas.

Al aprovechar herramientas y tecnologías como los flujos de verificación automatizados y las soluciones de cumplimiento para la presentación de SAR, las instituciones financieras pueden fortalecer sus medidas contra el lavado de dinero, mejorar su capacidad para detectar y reportar transacciones sospechosas y contribuir a la integridad general del sistema financiero.

Cumplimiento y sanciones

Las instituciones financieras tienen la obligación legal y moral de informar a las autoridades competentes de las actividades sospechosas una vez que existan motivos razonables para creer que se han producido actividades ilícitas. El incumplimiento de estos requisitos de información puede tener graves consecuencias tanto para la institución como para sus empleados.

Consecuencias del incumplimiento

No presentar un Informe de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés) cuando se requiere puede dar lugar a sanciones civiles y penales para las instituciones financieras y sus empleados. Las sanciones pueden variar según la jurisdicción y la gravedad del incumplimiento. Según Investopedia, las consecuencias del incumplimiento de las normas de notificación de transacciones sospechosas pueden incluir:

  • Fuertes multas: Las instituciones financieras pueden enfrentar multas monetarias significativas impuestas por las autoridades reguladoras. Estas multas pueden ascender a millones o incluso miles de millones de dólares, dependiendo de la naturaleza y la escala del incumplimiento.
  • Acciones legales: El incumplimiento puede dar lugar a acciones legales, incluidas demandas de las partes afectadas o acciones de cumplimiento iniciadas por los organismos reguladores. Esto puede provocar daños a la reputación y pérdidas financieras para la institución.
  • Pérdida de reputación: No reportar transacciones sospechosas puede empañar la reputación de una institución financiera. Puede erosionar la confianza entre clientes, inversores y otras partes interesadas, lo que puede conducir a una pérdida de negocio y cuota de mercado.
  • Escrutinio regulatorio: El incumplimiento puede desencadenar un mayor escrutinio regulatorio, con autoridades que realizan investigaciones y auditorías para garantizar el cumplimiento de las regulaciones contra el lavado de dinero (AML). Esto puede ejercer presión sobre los recursos y las operaciones de la institución.
  • Cargos penales: En algunos casos, el incumplimiento de las obligaciones de notificación de transacciones sospechosas puede dar lugar a cargos penales contra las personas responsables dentro de la institución financiera. Esto puede resultar en encarcelamiento y un mayor daño a la reputación de la institución.

Las instituciones financieras deben priorizar el cumplimiento de los requisitos de notificación de transacciones sospechosas para mitigar estas posibles consecuencias y mantener la integridad del sistema financiero.

Responsabilidades de las Entidades Informantes

Las entidades informantes y sus empleados desempeñan un papel crucial en el proceso de notificación de transacciones sospechosas. Se espera que vigilen diligentemente las transacciones de los clientes e informen con prontitud de cualquier actividad sospechosa a las dependencias de inteligencia financiera correspondientes (unidades de inteligencia financiera), como la Red de Lucha contra los Delitos Financieros (FinCEN) en los Estados Unidos y el Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros del Canadá (FINTRAC) en el Canadá.

Las responsabilidades de las entidades informantes incluyen:

  • Identificación y presentación de informes: Las ER y sus empleados deben estar atentos a la detección e identificación de transacciones sospechosas. Deben conocer las señales de alerta para el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo e informar de inmediato cualquier actividad sospechosa a las autoridades designadas.
  • Presentación oportuna de SAR: Los informes de actividades sospechosas (SAR) deben presentarse dentro del plazo especificado después de detectar hechos que podrían ser indicativos de la necesidad de presentar el informe. El plazo para la denuncia puede variar según la jurisdicción, pero en general, los SAR deben presentarse dentro de los 30 días posteriores a la actividad sospechosa (Oficina del Contralor de la Moneda).
  • Cumplimiento de las políticas y procedimientos de lucha contra el blanqueo de capitales: Las instituciones de investigación deben establecer y mantener políticas y procedimientos sólidos de lucha contra el blanqueo de capitales para garantizar el cumplimiento de los requisitos de notificación de transacciones sospechosas. Esto incluye la implementación de sistemas efectivos de monitoreo de transacciones (sistemas de monitoreo de transacciones), programas de identificación de clientes (programas de identificación de clientes) y procedimientos de control de sanciones (control de sanciones).

Al cumplir con sus obligaciones de información y adherirse a las regulaciones AML, las entidades informantes contribuyen a la seguridad e integridad general del sistema financiero. Es esencial que las instituciones financieras prioricen el cumplimiento y establezcan una sólida cultura de cumplimiento en toda su organización.

En la siguiente sección, profundizaremos en las directrices y las mejores prácticas para la notificación de transacciones sospechosas, incluidas las señales de alerta para el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, así como los términos clave y la información para los SAR.

Directrices para la notificación de transacciones sospechosas

Para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, las instituciones financieras deben cumplir estrictas directrices para la notificación de transacciones sospechosas . Estas directrices ayudan a identificar posibles actividades ilícitas y garantizan que se notifique a las autoridades competentes. Dos aspectos clave de estas directrices son las señales de alerta para el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y los términos clave y la información requerida para presentar informes de actividades sospechosas (SAR).

Señales de alerta para el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo

Las instituciones financieras deben monitorear el tamaño y los tipos de transacciones que ocurren dentro de sus sistemas para identificar actividades sospechosas. Esto incluye transacciones que no tienen ningún propósito comercial o legal y no proporcionan una explicación razonable. Algunas señales de alerta comunes que pueden indicar lavado de dinero o financiamiento del terrorismo incluyen:

  • Depósitos o retiros frecuentes de grandes cantidades de efectivo que no son consistentes con el perfil del cliente
  • Estructuración de transacciones para evadir los umbrales de información
  • Movimiento rápido de fondos entre cuentas o instituciones financieras
  • Transacciones que involucran jurisdicciones de alto riesgo o empresas ficticias
  • Transacciones inusuales o complejas sin un propósito económico claro
  • Transacciones inconsistentes con el negocio u ocupación conocida del cliente
  • Transacciones que involucran a personas políticamente expuestas (PEP) sin la debida diligencia (Unit21)

Es importante que las instituciones financieras cuenten con sistemas sólidos de monitoreo de transacciones para detectar estas señales de alerta e informar rápidamente cualquier actividad sospechosa a las autoridades pertinentes. Al examinar las transacciones con las listas globales de sanciones y advertencias, así como con las listas de personas políticamente expuestas (PEP), las instituciones financieras pueden mejorar su capacidad para identificar los riesgos potenciales asociados con las transacciones (Escáner de sanciones).

Términos e información clave para los SAR

Al presentar un Informe de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés), las instituciones financieras deben proporcionar información específica para ayudar en la investigación de posibles actividades de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo. Por lo general, se requieren los siguientes términos e información clave:

  1. Información del cliente: Esto incluye el nombre, la dirección, la fecha de nacimiento y cualquier otra información de identificación disponible del cliente. Es esencial contar con sólidos programas de identificación de clientes para recopilar información precisa y actualizada de los clientes.

  2. Detalles de la transacción: Las instituciones financieras deben proporcionar una descripción detallada de la transacción sospechosa, incluida la fecha, la hora, el monto y las partes involucradas. También se debe incluir cualquier documentación o evidencia de respaldo.

  3. Indicadores de bandera roja: Las instituciones financieras deben describir claramente los indicadores de bandera roja observados que llevaron a la sospecha de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo. Esto ayuda a los investigadores a comprender la base del informe.

  4. Información adicional: Cualquier información adicional que pueda ser pertinente para la transacción sospechosa debe incluirse en el SAR. Esto podría incluir información sobre la ocupación del cliente, el origen de los fondos o cualquier otro detalle pertinente.

Al proporcionar información precisa y completa en los SAR, las instituciones financieras ayudan a las unidades de inteligencia financiera en sus investigaciones y contribuyen al esfuerzo general de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

El cumplimiento de estas directrices de notificación de transacciones sospechosas es esencial para que las instituciones financieras cumplan con sus obligaciones reglamentarias y contribuyan a un sistema financiero seguro y transparente. También es crucial que las entidades informantes se mantengan actualizadas sobre la evolución de las políticas y procedimientos de lucha contra el blanqueo de capitales para garantizar el cumplimiento y la eficacia de la presentación de informes.

Reporte de Transacciones Sospechosas en Diferentes Jurisdicciones

El proceso de denuncia de transacciones sospechosas varía según la jurisdicción. En esta sección, exploraremos los requisitos y procedimientos para la notificación de transacciones sospechosas en los Estados Unidos y Canadá.

Reporte de Transacciones Sospechosas en los Estados Unidos

En los Estados Unidos, las instituciones financieras desempeñan un papel crucial en la lucha contra los delitos financieros al denunciar transacciones sospechosas. Los bancos nacionales están obligados a informar sobre delitos penales conocidos o sospechados, transacciones de más de $5,000 que involucren lavado de dinero o violaciones de la Ley de Secreto Bancario en virtud de 12 CFR 21.11. Para cumplir con este requisito, las instituciones financieras deben presentar un Informe de Actividad Sospechosa (SAR, por sus siglas en inglés) ante la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN, por sus siglas en inglés) utilizando el Sistema de Presentación Electrónica de BSA desde el 1 de abril de 2013 (OCC – Programa de Informe de Actividades Sospechosas).

Las instituciones financieras están obligadas a presentar un SAR dentro de los 30 días calendario siguientes a la detección inicial de hechos que puedan constituir una base para el informe. Si no se identifica a ningún sospechoso en el momento de la detección, la presentación puede retrasarse 30 días calendario adicionales para identificar a un sospechoso. Sin embargo, la notificación no debe retrasarse más allá de los 60 días naturales a partir de la detección inicial de una transacción notificable (OCC – Programa de Notificación de Actividades Sospechosas).

No presentar un SAR cuando se requiere puede resultar en sanciones civiles y penales para las instituciones financieras y sus empleados. Los SAR son una herramienta fundamental en la lucha contra la delincuencia financiera y desempeñan un papel clave en el mantenimiento de la integridad del sistema financiero (Investopedia).

Reporte de Transacciones Sospechosas en Canadá

En el Canadá, la notificación de transacciones sospechosas se rige por la Ley sobre el producto del delito (blanqueo de dinero) y la financiación del terrorismo. Las entidades declarantes, como las instituciones financieras, están obligadas a informar de las transacciones sospechosas al Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros del Canadá (FINTRAC).

Las entidades declarantes y sus empleados deben informar de las transacciones sospechosas en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Si el empleador de un empleado no ha presentado un informe de transacción sospechosa, se espera que el empleado informe de la transacción sospechosa al FINTRAC (FINTRAC).

A partir del 1 de junio de 2021, el FINTRAC ya no está facultado para recibir información de determinados campos del informe de transacciones sospechosas. Las entidades declarantes no necesitan implementar un cambio de sistema en este momento (FINTRAC).

Los plazos de presentación de informes en Canadá difieren de los de Estados Unidos. Las entidades informantes están obligadas a presentar una denuncia de transacciones sospechosas en un plazo de 30 días naturales a partir de la detección inicial de hechos que puedan indicar la necesidad de presentarla. Si no se identifica a ningún sospechoso, la presentación puede retrasarse 30 días calendario adicionales para identificar a un sospechoso. Sin embargo, la notificación no debe retrasarse más allá de los 60 días naturales a partir de la detección inicial de una transacción sujeta a comunicación de información (FINTRAC).

Al adherirse a las directrices de notificación de transacciones sospechosas en sus respectivas jurisdicciones, las instituciones financieras y las entidades informantes contribuyen a la prevención y detección de los delitos financieros. La colaboración entre las instituciones financieras, los organismos reguladores y las unidades de inteligencia financiera es vital para asegurar el sistema financiero y protegerlo contra el lavado de dinero y otras actividades ilícitas.