fbpx

Renovación de la gestión de riesgos: estrategias probadas contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on marzo 7, 2024
1709793159711X370318318574248000 Feature

Impacto de la COVID-19 en la LMA

La pandemia de COVID-19 ha tenido un profundo impacto en el mundo de la lucha contra el blanqueo de capitales (AML), lo que ha provocado cambios significativos en el comportamiento delictivo y ha presentado desafíos únicos en el trabajo a distancia.

Cambios en el comportamiento delictivo

La pandemia ha estresado los sistemas financieros de todo el mundo, haciéndolos más vulnerables a las amenazas de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Esto ha puesto de relieve la necesidad de contar con medidas y estrategias sólidas contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19 (GAFI).

Los delincuentes han adaptado sus métodos para explotar la crisis, utilizando nuevos y complejos esquemas para lavar dinero. Por lo tanto, las instituciones financieras se enfrentan a la tarea de identificar y combatir estas amenazas en evolución, lo que requiere una reevaluación de sus controles de lucha contra el blanqueo de capitales durante la COVID-19 y más allá.

El cambio en el comportamiento delictivo también subraya la necesidad de una mayor supervisión y aplicación de la normativa. En respuesta a estos cambios, los reguladores de todo el mundo han emitido nuevas directrices y avisos para ayudar a las instituciones a navegar por este desafiante panorama. Para obtener más información, consulte nuestro artículo sobre la aplicación de la ley contra el blanqueo de capitales durante la pandemia.

Desafíos en el trabajo remoto

La pandemia de COVID-19 también ha acelerado el movimiento hacia la debida diligencia del cliente y el monitoreo remoto de transacciones, remodelando las estrategias de AML después de COVID-19.

Trabajar desde casa debido a las medidas de confinamiento ha presentado desafíos para los esfuerzos de lucha contra el blanqueo de capitales. La tecnología heredada se ha enfrentado a dificultades para garantizar la resiliencia operativa, lo que pone de relieve las ventajas de la tecnología moderna de cumplimiento para el trabajo a distancia. El uso de VPN se ha vuelto crucial para la seguridad de los datos mientras se trabaja desde casa.

Además, las instituciones financieras se enfrentaron a dificultades en la identificación y verificación de los clientes debido a las prohibiciones de viaje y las órdenes de quedarse en casa. Esto ha requerido el uso de tecnologías modernas como la verificación biométrica para el cumplimiento de AML.

El cambio al trabajo remoto también ha llevado a un mayor uso de la tecnología, como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la automatización, para mejorar las estrategias de AML. Esto incluye la incorporación remota de nuevos clientes y la detección de transacciones.

Los desafíos del trabajo remoto durante la pandemia han puesto de relieve la necesidad de que las instituciones financieras adopten herramientas y estrategias digitales para el cumplimiento efectivo de la lucha contra el blanqueo de capitales. Para obtener información adicional al respecto, consulte nuestro artículo sobre el monitoreo remoto de AML durante la pandemia.

Tendencias emergentes de AML después de COVID-19

La pandemia ha tenido una influencia significativa en las medidas contra el blanqueo de capitales , y la necesidad de operaciones remotas y transacciones digitales ha provocado una reevaluación de los enfoques tradicionales. Estos cambios han puesto de relieve las tendencias emergentes que probablemente darán forma a las futuras estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales.

Aumento de las transacciones digitales

La COVID-19 ha acelerado el cambio hacia las transacciones digitales y la diligencia debida del cliente a distancia, lo que ha hecho necesaria una renovación de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales para adaptarse a este nuevo panorama. La digitalización en curso del sector financiero, combinada con la necesidad de transacciones remotas inducida por la pandemia, subraya la urgencia de que las instituciones financieras refuercen las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, incluida la diligencia debida y la supervisión del cliente (GAFI).

En respuesta, ha habido una mayor adopción de tecnologías como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, la automatización y el análisis de datos en las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales. Estas herramientas ayudan en la evaluación de riesgos, el cumplimiento, la detección de transacciones y la incorporación remota de clientes, lo que permite a las instituciones financieras navegar de manera efectiva por los desafíos del panorama digital en la era posterior a la pandemia.

Nuevos métodos de lavado de dinero

La pandemia también ha supuesto un cambio en los métodos de blanqueo de capitales, ya que los delincuentes han aprovechado las nuevas vulnerabilidades expuestas por la crisis. Esto ha provocado la necesidad de soluciones innovadoras contra el blanqueo de capitales que puedan contrarrestar eficazmente estas amenazas en evolución (Verafin).

Las tecnologías avanzadas como la IA y el aprendizaje automático se han vuelto esenciales para detectar y prevenir estas nuevas formas de delitos financieros. Al analizar grandes volúmenes de datos, estas herramientas pueden identificar actividades sospechosas y anomalías de manera más efectiva que los métodos tradicionales, proporcionando un enfoque más eficiente para el cumplimiento de AML en la era posterior a Covid-19 (Sanction Scanner).

También se espera que la tecnología blockchain desempeñe un papel más importante en los programas de lucha contra el blanqueo de capitales en el futuro, especialmente en la lucha contra el blanqueo de capitales basado en el comercio (TBML) mediante el uso de contratos inteligentes.

A medida que continuamos adaptándonos a los cambios provocados por la pandemia, la integración de estas tecnologías avanzadas en las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales será crucial para abordar los riesgos y desafíos cambiantes en el sector financiero.

Innovaciones tecnológicas en AML

La era posterior a la COVID-19 ha puesto de manifiesto el papel fundamental que desempeña la tecnología en la renovación de las estrategias contra el blanqueo de capitales. La creciente dependencia de las transacciones digitales y las operaciones remotas ha creado una necesidad apremiante de herramientas y tecnologías sofisticadas para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y los delitos financieros. En este contexto, la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático, y la tecnología blockchain están ganando protagonismo.

El papel de la IA y el aprendizaje automático

El uso de la Inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje automático en las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales ha aumentado significativamente después de la COVID-19. Estas tecnologías avanzadas ayudan a monitorear las transacciones, detectar actividades sospechosas y administrar de manera efectiva los riesgos dentro del sector financiero.

Los algoritmos de IA y aprendizaje automático pueden analizar grandes cantidades de datos rápidamente, reconocer patrones e identificar posibles amenazas. Esta capacidad es particularmente útil para detectar esquemas complejos de lavado de dinero que los métodos tradicionales pueden pasar por alto. Además, el aprendizaje automático puede adaptarse y aprender de nuevos datos, lo que lo convierte en una herramienta poderosa para hacer frente a la evolución de las tácticas de lavado de dinero.

Además, las tecnologías relacionadas, como la automatización robótica de procesos (RPA), ayudan a agilizar los procesos de lucha contra el blanqueo de capitales, reduciendo los errores humanos y aumentando la eficiencia.

Blockchain y contratos inteligentes

La tecnología blockchain es otra innovación prometedora en el panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales. Puede combatir eficazmente el blanqueo de capitales basado en el comercio (TBML) mediante el uso de contratos inteligentes. Se espera que esta tecnología tenga una mayor adopción en los programas de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19.

La naturaleza transparente e inmutable de Blockchain dificulta que los delincuentes manipulen los datos de las transacciones, reduciendo así el riesgo de lavado de dinero. Los contratos inteligentes, contratos autoejecutables con los términos del acuerdo escritos directamente en código, mejoran aún más la seguridad y la eficiencia de las transacciones.

Además, la tecnología blockchain puede ayudar en la verificación de las identidades de los clientes, un aspecto esencial del cumplimiento de AML. El auge de las soluciones de identidad digital, como la biometría y el reconocimiento facial, ayuda a verificar la identidad de los clientes de forma remota, reduciendo el fraude y aumentando las medidas de seguridad posteriores a la COVID-19.

Las innovaciones tecnológicas están desempeñando un papel fundamental en la configuración de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19. A medida que las instituciones financieras se adaptan a la nueva normalidad, la adopción de estas tecnologías puede mejorar su capacidad para detectar y prevenir actividades de lavado de dinero. Para obtener más información sobre la evolución del panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales, consulte nuestros artículos sobre las regulaciones de lucha contra el blanqueo de capitales durante la pandemia y las tendencias de cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19.

Cambios regulatorios en el panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales

En la era posterior a la COVID-19, los cambios normativos se han convertido en un punto focal importante en la configuración de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales. Profundicemos en la norma propuesta por FinCEN y en el papel reforzado de los reguladores en este nuevo panorama.

Regla propuesta por FinCEN

La Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN, por sus siglas en inglés) ha propuesto recientemente una norma que busca aplicar medidas integrales contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/CFT) a ciertos asesores de inversiones. Esta propuesta surge en respuesta a la identificación de una vulnerabilidad dentro de la industria de asesores de inversión de EE. UU., que supervisa la inversión de decenas de billones de dólares en la economía de EE. UU.

Según una evaluación de riesgos realizada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, ha habido casos en los que personas sancionadas, funcionarios corruptos, evasores de impuestos y otros actores criminales han utilizado asesores de inversión para invertir en valores, bienes raíces y otros activos estadounidenses. Además, ha habido casos en los que adversarios extranjeros, como China y Rusia, han invertido en empresas en fase inicial a través de asesores de inversión para acceder a información sensible y tecnología emergente (FinCEN).

Con una industria que casi se ha duplicado en activos bajo gestión (AUM) desde 2015, es crucial que el entorno regulatorio se recalibre para hacer frente a estas amenazas. La norma propuesta por la FinCEN pretende precisamente eso, facilitar la identificación de los intentos de adversarios extranjeros de invertir en empresas en fase inicial con vínculos con tecnologías importantes y sensibles con implicaciones para la seguridad nacional.

Los asesores de inversiones cubiertos estarían obligados a cumplir con la norma en un plazo de 12 meses a partir de la fecha de entrada en vigor de la norma final en virtud de la norma FinCEN propuesta (FinCEN). Se trata de un avance significativo en el panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales, que refleja un paso crucial hacia la mejora de las medidas contra el blanqueo de capitales durante la crisis de la COVID-19.

Fortalecimiento del papel de los reguladores

A raíz de estos acontecimientos, el papel de los reguladores en el panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales se ha vuelto más prominente. Tienen la responsabilidad de garantizar que se cumplan estas nuevas normas y reglamentos, y que cualquier actividad que no cumpla con las normas se identifique y aborde rápidamente.

Los reguladores desempeñan un papel clave en el apoyo a la aplicación de nuevas medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, proporcionando orientación a las instituciones y facilitando el intercambio de información. Este papel reforzado de los reguladores es fundamental para garantizar que el sistema financiero siga siendo resistente a las amenazas de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo .

En conclusión, los cambios en el panorama regulatorio son un componente clave de la evolución de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19. Al comprender y adaptarse a estos cambios, las instituciones pueden posicionarse mejor para mitigar los riesgos y garantizar el cumplimiento en esta nueva era. Para obtener más información sobre el impacto del COVID-19 en los esfuerzos de lucha contra el blanqueo de capitales, puede leer nuestra guía detallada sobre el impacto de la COVID-19 en los esfuerzos contra el blanqueo de capitales.

Adaptación de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales para el futuro

La pandemia de COVID-19 ha tenido un profundo impacto en las estrategias contra el blanqueo de capitales, lo que ha llevado a las instituciones financieras a adaptarse y evolucionar. El futuro de los esfuerzos de lucha contra el blanqueo de capitales se caracterizará por una mayor dependencia de las soluciones digitales y la analítica avanzada para combatir el cambiante panorama de la delincuencia financiera.

Adopción de soluciones digitales

En respuesta a la pandemia, las instituciones financieras han acelerado el uso de la tecnología, como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la automatización, para mejorar sus estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales. Esto incluye la incorporación remota de nuevos clientes y la verificación de transacciones, como destacó el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Además, el cambio hacia los activos digitales y los métodos de pago alternativos durante la pandemia ha obligado a las instituciones financieras a adaptar sus estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales para mitigar los riesgos asociados a estas tecnologías en evolución.

RegTech (Tecnología Regulatoria) y SupTech (Tecnología de Supervisión) están emergiendo como herramientas vitales en el panorama AML posterior a COVID-19. Estas tecnologías aprovechan el análisis de datos, la IA y el aprendizaje automático para la evaluación de riesgos y el cumplimiento, lo que permite a las instituciones financieras estar un paso por delante de los delincuentes financieros.

Por ejemplo, las soluciones digitales como la verificación biométrica se han vuelto cruciales para el cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales debido a las dificultades en la identificación y verificación de los clientes provocadas por las prohibiciones de viaje y las órdenes de confinamiento durante la pandemia (Sanction Scanner).

Integración de la analítica avanzada

A medida que avanzamos hacia la era posterior a COVID-19, la integración de la analítica avanzada en las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales ya no es un lujo, sino una necesidad. El papel del aprendizaje automático y la IA en el análisis de grandes volúmenes de datos y la detección de actividades sospechosas se ha vuelto esencial para el cumplimiento de AML, ofreciendo un enfoque más eficiente y efectivo.

Una encuesta reciente realizada por Verafin reveló que casi el 35% de los encuestados cree que las prioridades estratégicas para AML cambiarán después de COVID-19, con un mayor enfoque en la transformación digital. Esto incluye la necesidad de mejorar el análisis de datos y los sistemas de monitoreo automatizados para combatir los delitos financieros.

En esencia, se espera que los programas AML evolucionen para integrar estas tecnologías avanzadas, fortaleciendo el monitoreo de transacciones y los procesos de diligencia debida del cliente. Este cambio hacia soluciones digitales y analítica avanzada garantiza que las instituciones financieras estén bien equipadas para manejar la naturaleza dinámica de los delitos financieros y las complejidades del cumplimiento de AML en el panorama posterior a COVID-19.

Para obtener más información sobre la evolución del panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales y el impacto de la pandemia en los esfuerzos contra el blanqueo de capitales, consulte nuestros artículos sobre las regulaciones contra el blanqueo de capitales durante la pandemia, los desafíos de la lucha contra el blanqueo de capitales durante la COVID-19 y las tendencias de cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19.

Colaboración en los esfuerzos de lucha contra el blanqueo de capitales

En el panorama cambiante de los esfuerzos contra el lavado de dinero, particularmente después de COVID-19, la colaboración se ha convertido en un factor clave para garantizar el éxito de las estrategias de lucha contra el lavado de dinero. Esta colaboración implica asociaciones entre instituciones y empresas tecnológicas, y el intercambio de información para un enfoque unificado.

Alianzas entre instituciones y empresas tecnológicas

El énfasis en las asociaciones entre las instituciones financieras y las empresas de tecnología ha sido una parte importante de las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19 (GitHub). Al aprovechar las tecnologías innovadoras y compartir conocimientos especializados, estas asociaciones han fortalecido la capacidad colectiva para combatir los delitos financieros y las actividades de blanqueo de capitales.

El aumento de las transacciones digitales y el aumento de los escenarios de trabajo remoto, ambos resultados de la pandemia, han subrayado la importancia de las empresas tecnológicas en el panorama de la lucha contra el blanqueo de capitales. Las innovaciones tecnológicas, en particular en IA y aprendizaje automático, han sido fundamentales para abordar los nuevos métodos de blanqueo de capitales y mejorar los controles de lucha contra el blanqueo de capitales durante la crisis de la COVID-19.

Intercambio de información para un enfoque unificado

Junto con las asociaciones, se prevé que el intercambio de información entre las instituciones financieras y los organismos reguladores desempeñe un papel crucial en las estrategias de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19. Esta colaboración permite un enfoque más unificado para combatir los delitos financieros, asegurando el cumplimiento de las regulaciones en evolución en un entorno que cambia rápidamente.

Al compartir información, las instituciones y los organismos reguladores pueden trabajar juntos para abordar los desafíos únicos que plantea la pandemia, como los cambios en el comportamiento delictivo y las complejidades del trabajo remoto (desafíos de AML durante covid-19). Además, el intercambio de información permite evaluar las tendencias emergentes en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y desarrollar respuestas eficaces a estas tendencias (tendencias de cumplimiento en materia de lucha contra el blanqueo de capitales después de la covid-19).

En conclusión, tanto las asociaciones entre instituciones y empresas tecnológicas, como el intercambio de información, son componentes clave en el enfoque colaborativo necesario en los esfuerzos de lucha contra el blanqueo de capitales después de la COVID-19. Este enfoque colaborativo será esencial en la lucha continua contra los delitos financieros y el blanqueo de capitales en el mundo pospandémico.