fbpx

Adelantarse a los delitos financieros: Cumplir con las recomendaciones del GAFI para las instituciones financieras

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on marzo 3, 2024
1709483256235X914548285924990100 Feature

Comprender las recomendaciones del GAFI

Para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, las instituciones financieras de todo el mundo se adhieren a las recomendaciones del GAFI. Estas recomendaciones, introducidas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), han desempeñado un papel fundamental en la configuración de las estrategias mundiales contra el blanqueo de capitales.

Introducción al GAFI

Establecido en 1989, el GAFI es una organización intergubernamental que establece estándares internacionales y promueve la implementación de medidas efectivas para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y otras amenazas relacionadas. Su objetivo principal es proteger la integridad y la estabilidad del sistema financiero mundial. El GAFI está integrado por 39 países miembros y jurisdicciones, junto con organizaciones regionales y países observadores.

Evolución de las recomendaciones del GAFI

Las Recomendaciones del GAFI han evolucionado a lo largo del tiempo para abordar los riesgos y desafíos emergentes. El viaje comenzó con la introducción de las «40 Recomendaciones» en 1990, que se centraron en las medidas preventivas, las medidas reglamentarias y la cooperación internacional. Posteriormente, en respuesta a la evolución de la financiación del terrorismo, el GAFI introdujo en 2001 las «Ocho recomendaciones especiales sobre la financiación del terrorismo».

En 2012, el GAFI revisó y consolidó sus recomendaciones en un conjunto completo de 40 recomendaciones, que siguen vigentes en la actualidad. Estas recomendaciones abarcan una amplia gama de temas, como la diligencia debida del cliente, la evaluación de riesgos, los beneficiarios reales y las medidas contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Las recomendaciones del GAFI han tenido un impacto significativo en los esfuerzos mundiales contra el blanqueo de capitales. Han llevado a los países a adoptar e integrar rápidamente estas normas en sus marcos jurídicos y reglamentarios, lo que ha dado lugar a un enfoque armonizado de la lucha contra la delincuencia financiera. Al implementar las Recomendaciones del GAFI, los países fortalecen sus regímenes de lucha contra el blanqueo de capitales y contribuyen a un sistema financiero mundial más sólido.

Comprender la evolución de las recomendaciones del GAFI es crucial para las instituciones financieras a medida que navegan por el complejo panorama del cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales. Al adherirse a estas normas, las instituciones pueden demostrar su compromiso con la lucha contra la delincuencia financiera y la protección de la integridad del sistema financiero.

Importancia de las recomendaciones del GAFI

Las instituciones financieras desempeñan un papel fundamental en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) ha elaborado un amplio conjunto de recomendaciones para orientar a las instituciones financieras en sus esfuerzos por prevenir actividades ilícitas y garantizar la integridad del sistema financiero mundial. Comprender la importancia de estas recomendaciones del GAFI es crucial para las instituciones financieras.

Implicaciones para las instituciones financieras

El cumplimiento de las recomendaciones del GAFI no es simplemente una obligación reglamentaria; Es un aspecto fundamental para mantener la confianza, la reputación y la credibilidad de las instituciones financieras. El incumplimiento puede tener graves consecuencias, como daños a la reputación, fuertes multas y, en casos extremos, enjuiciamiento penal (Academia de Delitos Financieros). Las consecuencias del incumplimiento van más allá de las implicaciones financieras, afectando a la confianza de las partes interesadas, a los clientes y a la integridad general del sistema financiero.

Las instituciones financieras que se adhieren a las recomendaciones del GAFI demuestran su compromiso con la lucha contra los delitos financieros, la protección de sus clientes y la mitigación de riesgos. El cumplimiento ayuda a establecer un marco sólido para detectar y notificar transacciones sospechosas, llevar a cabo la debida diligencia adecuada e implementar medidas efectivas de mitigación de riesgos. Al seguir estas recomendaciones, las instituciones financieras contribuyen a la estabilidad y seguridad del sistema financiero mundial.

Consecuencias del incumplimiento

El incumplimiento de las recomendaciones del GAFI puede tener graves repercusiones para las instituciones financieras. Las autoridades reguladoras realizan auditorías y evaluaciones periódicas para garantizar que las instituciones cumplan con estos estándares. El incumplimiento puede dar lugar a acciones de cumplimiento, como multas, sanciones o incluso la revocación de la licencia. Estas consecuencias no solo conllevan importantes costes financieros, sino que también dañan la reputación y la credibilidad de la institución.

Las instituciones financieras deben priorizar la implementación de controles y procedimientos internos sólidos para evitar el incumplimiento. Esto incluye el establecimiento de programas eficaces contra el blanqueo de capitales (AML) y la financiación del terrorismo (CFT), la realización de una diligencia debida integral del cliente (DDC), la implementación de medidas de evaluación y mitigación de riesgos, y el fomento de una sólida cultura de cumplimiento en toda la organización.

Para mitigar los riesgos de incumplimiento, las instituciones financieras deben invertir en programas de capacitación y concientización para garantizar que los empleados comprendan su papel en el cumplimiento de las recomendaciones del GAFI. Las sesiones periódicas de capacitación y las actualizaciones sobre los desarrollos regulatorios ayudan a los empleados a mantenerse informados y equipados para identificar y reportar actividades sospechosas. Al fomentar una cultura de cumplimiento, las instituciones financieras pueden minimizar la probabilidad de incumplimiento y protegerse de las consecuencias asociadas (Academia de Delitos Financieros).

En resumen, las instituciones financieras no pueden darse el lujo de pasar por alto la importancia de cumplir con las recomendaciones del GAFI. Adherirse a estos estándares no solo ayuda a mitigar los riesgos de delitos financieros, sino que también salvaguarda la reputación, la credibilidad y la integridad general del sistema financiero de la institución. Al adoptar estas recomendaciones, las instituciones financieras demuestran su compromiso con la lucha contra las actividades ilícitas y la contribución a un entorno financiero mundial seguro y transparente.

Elementos clave de las recomendaciones del GAFI

Para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) ha establecido un conjunto de recomendaciones que las instituciones financieras deben cumplir. Estas recomendaciones abarcan diversos aspectos de las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Dos elementos clave de las recomendaciones del GAFI son el proceso de diligencia debida del cliente (DDC) y las medidas de evaluación y mitigación de riesgos.

Proceso de Debida Diligencia del Cliente (DDC)

El proceso de DDC es un componente fundamental del cumplimiento de AML para las instituciones financieras. Implica recopilar y verificar la información de los clientes para identificar y comprender los riesgos asociados con sus transacciones financieras. El GAFI recomienda que las instituciones financieras implementen un proceso efectivo de DDC para mitigar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

El proceso de DDC suele incluir los siguientes pasos:

  1. Identificación del cliente: Las instituciones financieras están obligadas a identificar y verificar la identidad de sus clientes. Esto implica recopilar documentos, como una identificación emitida por el gobierno, y verificar la exactitud de la información proporcionada.

  2. Beneficiarios reales: Las instituciones financieras también deben identificar y verificar a los beneficiarios finales de las cuentas de los clientes. Esto ayuda a prevenir el uso indebido de las cuentas por parte de personas que pueden estar tratando de ocultar sus verdaderas identidades o participar en actividades ilícitas.

  3. Monitoreo continuo: Las instituciones financieras deben realizar un monitoreo continuo de las relaciones y transacciones con los clientes. Esto implica revisar y analizar la actividad de los clientes para detectar cualquier transacción sospechosa o inusual que pueda indicar lavado de dinero o financiamiento del terrorismo.

Al implementar un proceso sólido de DDC, las instituciones financieras pueden evaluar de manera efectiva el riesgo asociado con sus clientes y transacciones, lo que les permite tomar las medidas adecuadas para prevenir y detectar actividades ilícitas. Para obtener más información sobre las recomendaciones del GAFI relacionadas con los beneficiarios reales, consulte nuestro artículo sobre las recomendaciones del GAFI para los beneficiarios reales.

Evaluación de riesgos y medidas de mitigación

Las instituciones financieras están obligadas a realizar evaluaciones de riesgos para identificar y comprender los riesgos específicos a los que pueden enfrentarse en relación con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El GAFI recomienda que las instituciones financieras evalúen periódicamente estos riesgos y desarrollen medidas de mitigación adecuadas.

El proceso de evaluación de riesgos implica:

  1. Identificación de riesgos: Las instituciones financieras deben identificar los riesgos potenciales que pueden enfrentar en función de su base de clientes, los productos y servicios ofrecidos y las jurisdicciones en las que operan. Esto incluye la evaluación de los riesgos asociados a las nuevas tecnologías, como los activos virtuales, los criptoactivos y las stablecoins, que pueden plantear retos adicionales (Informe del GAFI).

  2. Evaluación de la gravedad: Las instituciones financieras deben evaluar la gravedad de los riesgos identificados teniendo en cuenta factores como la probabilidad de ocurrencia, el impacto potencial y los requisitos regulatorios.

  3. Implementación de medidas de mitigación: Con base en la evaluación de riesgos, las instituciones financieras deben implementar medidas apropiadas para mitigar los riesgos identificados. Esto puede incluir una mayor diligencia debida para clientes de alto riesgo, sistemas de monitoreo de transacciones y programas de capacitación para el personal para garantizar que estén al tanto de los últimos requisitos de AML y CFT.

La revisión y actualización periódica de la evaluación de riesgos es crucial para adaptarse a la evolución de los riesgos y a los cambiantes panoramas normativos. Al implementar medidas efectivas de mitigación de riesgos, las instituciones financieras pueden minimizar la probabilidad de ser explotadas para actividades ilícitas. Para obtener más información sobre las recomendaciones del GAFI relacionadas con la evaluación de riesgos, consulte nuestro artículo sobre las recomendaciones del GAFI para la evaluación de riesgos.

Adherirse a los elementos clave de las recomendaciones del GAFI, específicamente el proceso de DDC y las medidas de evaluación y mitigación de riesgos, es esencial para que las instituciones financieras combatan eficazmente el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Al implementar medidas sólidas contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, las instituciones financieras contribuyen a la integridad del sistema financiero mundial y ayudan a protegerse contra las actividades ilícitas.

Abordar las nuevas tecnologías en el cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales

A medida que evoluciona el panorama financiero, han surgido nuevas tecnologías que presentan riesgos y oportunidades para las instituciones financieras en sus esfuerzos por combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) reconoce la necesidad de que las instituciones financieras aborden estos desafíos y ha proporcionado directrices para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones del GAFI en el contexto de las nuevas tecnologías.

Riesgos y desafíos de las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías, como los activos virtuales, los criptoactivos y las stablecoins, han introducido riesgos únicos en el sector financiero. Estos riesgos incluyen el anonimato, la falta de transparencia y el potencial de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo (Informe del GAFI). Las instituciones financieras deben estar atentas a la comprensión y mitigación de estos riesgos para mantener la integridad del sistema financiero.

Uno de los principales retos que plantean las nuevas tecnologías es la dificultad para llevar a cabo procesos efectivos de diligencia debida con respecto al cliente (DDC). La naturaleza de estas tecnologías a menudo permite transacciones seudónimas o anónimas, lo que dificulta la identificación de las personas involucradas y la evaluación de los riesgos asociados. Las instituciones financieras deben adaptar sus marcos de evaluación de riesgos para tener en cuenta estos desafíos e implementar procesos sólidos de DDC que sean efectivos para reducir los riesgos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo (Informe del GAFI).

Medidas eficaces para la adopción de nuevas tecnologías

Para hacer frente a los riesgos asociados a las nuevas tecnologías, las entidades financieras deben considerar la aplicación de las siguientes medidas:

  1. Monitoreo continuo: Las instituciones financieras deben adoptar sistemas efectivos de monitoreo de transacciones para detectar y reportar actividades sospechosas asociadas con las nuevas tecnologías. Esto incluye el seguimiento del comportamiento y las transacciones de los clientes, en particular las que involucran activos virtuales, criptoactivos y stablecoins. La revisión y actualización periódicas de las evaluaciones de riesgos es esencial para garantizar que los sistemas de vigilancia sigan siendo eficaces en la identificación de posibles actividades ilícitas (Informe del GAFI).

  2. Asociaciones público-privadas: La creación de asociaciones público-privadas sólidas es crucial para abordar los desafíos que plantean las nuevas tecnologías. La colaboración entre las instituciones financieras, los reguladores, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y otras partes interesadas pertinentes fomenta un enfoque multidisciplinario para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El intercambio de información y conocimientos especializados puede mejorar la comprensión y la respuesta a los riesgos emergentes.

  3. Normas y directrices internacionales: Las instituciones financieras deben garantizar la aplicación efectiva de las normas, reglamentos y directrices internacionales para mitigar los riesgos asociados a las nuevas tecnologías. El cumplimiento de las recomendaciones del GAFI y otros marcos regulatorios relevantes es esencial para mejorar la integridad del sistema financiero a nivel mundial. Mantenerse al día con la evolución de las normas y directrices es crucial para adaptarse a la naturaleza dinámica de las nuevas tecnologías (Informe del GAFI).

Al abordar los riesgos y desafíos asociados con las nuevas tecnologías, las instituciones financieras pueden mejorar sus marcos de cumplimiento contra el lavado de dinero (AML) y fortalecer su capacidad para detectar y prevenir actividades financieras ilícitas. La adopción de medidas eficaces, como la supervisión continua, las asociaciones público-privadas y el cumplimiento de las normas internacionales, contribuirá a un sistema financiero más sólido y resiliente.

Mejora de las medidas ALD/CFT

Para combatir eficazmente el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, las instituciones financieras deben dar prioridad a la mejora de sus medidas contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Esto implica la implementación de sólidos programas de capacitación y concientización, así como el fomento del intercambio de información y la colaboración dentro de la industria.

Programas de Capacitación y Concientización

Las instituciones financieras desempeñan un papel crucial a la hora de garantizar el cumplimiento de las recomendaciones del GAFI en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Para lograrlo, es fundamental invertir en programas integrales de capacitación y concientización para los empleados. Estos programas deben educar a los empleados sobre sus responsabilidades, las últimas tendencias en delitos financieros y los requisitos específicos descritos por el GAFI.

Al proporcionar sesiones de capacitación periódicas, las instituciones financieras pueden mantener a su personal informado sobre los riesgos emergentes y la evolución de los marcos regulatorios. Los programas de capacitación deben cubrir temas como la diligencia debida del cliente, el monitoreo de transacciones y la notificación de actividades sospechosas. Además, los empleados deben recibir formación sobre el uso eficaz de las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, para mejorar la eficacia de las medidas ALD/CFT (GAFI). Esto garantiza que los empleados estén equipados con las habilidades necesarias para implementar medidas ALD/CFT de conformidad con las recomendaciones del GAFI.

Las instituciones financieras también deben establecer procedimientos claros para denunciar actividades sospechosas y proporcionar canales para que los empleados busquen orientación o informen inquietudes. Al fomentar una cultura de cumplimiento y vigilancia a través de programas de capacitación y concientización, las instituciones financieras pueden mitigar los riesgos asociados con el incumplimiento y contribuir a un marco sólido de ALD/CFT.

Intercambio de información y colaboración

Para abordar eficazmente los desafíos que plantean los delitos financieros, el intercambio de información y la colaboración entre las instituciones financieras son cruciales. El GAFI alienta a las instituciones financieras a fomentar asociaciones público-privadas sólidas y a colaborar con las autoridades pertinentes y las partes interesadas de la industria. Este enfoque multidisciplinario permite el intercambio de información, mejores prácticas y lecciones aprendidas, lo que en última instancia fortalece la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (Informe del GAFI).

Las instituciones financieras deben participar activamente en plataformas de intercambio de información, como las Unidades de Inteligencia Financiera (UIF) y las asociaciones industriales. Estas plataformas facilitan el intercambio de inteligencia, tipologías y tendencias emergentes, lo que permite a las instituciones financieras mantenerse a la vanguardia de la evolución de las amenazas de los delitos financieros. Al colaborar con otras instituciones, agencias de inteligencia financiera y reguladores, las instituciones financieras pueden mejorar colectivamente su capacidad para detectar, prevenir y denunciar actividades sospechosas.

Además, las instituciones financieras deben aprovechar la tecnología para permitir un intercambio de información seguro y eficiente, al tiempo que se adhieren a las regulaciones de privacidad y protección de datos. Al aprovechar el poder de la tecnología, las instituciones financieras pueden establecer canales de comunicación eficaces y compartir información relevante de manera oportuna, lo que contribuye a un enfoque más coordinado y proactivo para combatir los delitos financieros.

Al priorizar los programas de capacitación y concientización y fomentar el intercambio de información y la colaboración, las instituciones financieras pueden mejorar sus medidas ALD/CFT y contribuir a los esfuerzos globales en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Estas medidas proactivas no solo ayudan a las instituciones a cumplir con las recomendaciones del GAFI, sino que también fortalecen la integridad del sistema financiero en su conjunto.

Impacto global de las recomendaciones del GAFI

Las recomendaciones del GAFI han tenido un impacto global significativo, influyendo en las políticas nacionales y dando forma al panorama mundial de los esfuerzos contra el lavado de dinero (AML) y el financiamiento del terrorismo (CFT). Exploremos dos áreas clave de impacto: la influencia en las políticas nacionales y el establecimiento de Unidades de Inteligencia Financiera (UIF).

Influencia en las políticas nacionales

Las recomendaciones del GAFI han desencadenado una ola de cambios en las políticas, prácticas y mentalidades nacionales en todo el mundo. Estas recomendaciones sirven como estándares internacionales para las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, proporcionando un marco para que los países combatan eficazmente el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Las naciones han adoptado e integrado rápidamente estas normas en sus sistemas legales y regulatorios, alineando sus políticas con las recomendaciones del GAFI.

Para adherirse a las normas del GAFI, los países han mejorado la cooperación internacional, adoptando técnicas sofisticadas para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. También se han sometido a evaluaciones mutuas como parte del sistema de revisión por pares para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones. Esta alineación global facilita el intercambio de información y fortalece los esfuerzos colectivos en la lucha contra los delitos financieros (FlagRight).

Establecimiento de Unidades de Inteligencia Financiera (UIF)

Una recomendación fundamental del GAFI condujo a la creación de Unidades de Inteligencia Financiera (UIF) en muchos países. Las UIF son órganos nacionales centralizados encargados de recibir, procesar y analizar la información relacionada con las transacciones sospechosas. Estas unidades desempeñan un papel crucial en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Las UIF actúan como puente entre las instituciones financieras y los organismos encargados de hacer cumplir la ley, facilitando el intercambio oportuno de información. Al analizar los informes de actividades sospechosas y otra información financiera, las UIF contribuyen a la detección y prevención de delitos financieros. El establecimiento de UIF ha fortalecido el marco general de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y ha mejorado la eficacia de los esfuerzos para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (FlagRight).

Al influir en las políticas nacionales y promover el establecimiento de UIF, las recomendaciones del GAFI han desempeñado un papel vital en la configuración de las estrategias mundiales de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El cumplimiento continuado de estas recomendaciones garantiza un enfoque coordinado y global de la lucha contra la delincuencia financiera a escala internacional.

Para obtener más información sobre las recomendaciones específicas presentadas por el GAFI, puede consultar nuestro artículo sobre el resumen de las recomendaciones del GAFI. Además, para obtener una comprensión más profunda de cómo estas recomendaciones afectan el cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales en las instituciones financieras, visite nuestro artículo sobre las recomendaciones del GAFI para el cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales.

Garantizar el cumplimiento de las normas del GAFI

Para mantener la integridad dentro del sistema financiero mundial y combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, las instituciones financieras deben garantizar el cumplimiento de los estándares del GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional). El cumplimiento de estas normas requiere la aplicación efectiva de diversas medidas, como la cooperación internacional y las evaluaciones mutuas, así como la aplicación de sólidos protocolos KYC (conozca a su cliente) y KYB (conozca su negocio).

Cooperación Internacional y Evaluaciones Mutuas

La cooperación internacional desempeña un papel fundamental en la lucha contra los delitos financieros y en la garantía del cumplimiento de las normas del GAFI. Los países colaboran entre sí para compartir información, coordinar investigaciones e intercambiar mejores prácticas. Esta cooperación ayuda a identificar y abordar las actividades transfronterizas de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Para promover el cumplimiento de las normas del GAFI, los países se someten a evaluaciones mutuas como parte del sistema de examen por homólogos. Durante estas evaluaciones, evaluadores independientes revisan minuciosamente la implementación de las recomendaciones del GAFI por parte de un país. El proceso de evaluación evalúa la eficacia de las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo de un país, identifica las áreas de mejora y fomenta el intercambio de mejores prácticas.

Papel de los protocolos KYC y KYB

Las recomendaciones del GAFI enfatizan la importancia de protocolos sólidos KYC (conozca a su cliente) y KYB (conozca su negocio). Estos protocolos requieren que las instituciones financieras verifiquen la identidad de sus clientes y comprendan la naturaleza de sus relaciones comerciales. Al implementar procedimientos KYC y KYB, las instituciones financieras pueden mitigar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Los protocolos KYC implican la recopilación y verificación de información del cliente, como documentos de identificación, verificación de dirección y detalles de beneficiarios reales. Esta información ayuda a las instituciones a evaluar el riesgo asociado a cada cliente y a detectar cualquier posible señal de alerta. Al comprender mejor a sus clientes, las instituciones financieras pueden monitorear las transacciones de manera efectiva e identificar actividades sospechosas.

Los protocolos KYB, por otro lado, se centran en comprender las relaciones comerciales que las instituciones financieras tienen con sus clientes. Esto incluye la recopilación de información sobre la estructura de propiedad, las actividades comerciales y las fuentes de fondos de los clientes corporativos. Al llevar a cabo una debida diligencia exhaustiva sobre las relaciones comerciales, las instituciones financieras pueden identificar riesgos potenciales y prevenir actividades ilícitas.

La implementación de protocolos KYC y KYB efectivos requiere que las instituciones financieras establezcan procesos internos sólidos, inviertan en soluciones tecnológicas y brinden capacitación integral a los empleados. Estos protocolos garantizan que las instituciones financieras tengan una comprensión clara de sus clientes y relaciones comerciales, lo que les permite cumplir con sus obligaciones y contribuir a la lucha global contra los delitos financieros.

Al priorizar la cooperación internacional e implementar protocolos sólidos de KYC y KYB, las instituciones financieras pueden garantizar el cumplimiento de los estándares del GAFI. Adherirse a estos estándares no solo ayuda a proteger la integridad del sistema financiero, sino que también protege a las instituciones del daño a la reputación, las fuertes multas y el posible enjuiciamiento penal que puede surgir del incumplimiento (FlagRight) (Financial Crime Academy).