fbpx

Proteger su reputación: el papel vital de la evaluación de riesgos de terceros

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on febrero 27, 2024
1709061136549X775572827476873600 Feature

Comprensión de la evaluación de riesgos de terceros

La evaluación de riesgos de terceros es un componente fundamental de cualquier programa de cumplimiento de AML. Desempeña un papel fundamental en la prevención de delitos financieros y en la protección de la reputación de una organización.

Definición e importancia

La gestión de riesgos de terceros implica evaluar y mitigar los riesgos potenciales que plantean las relaciones con terceros, abarcando la seguridad, la privacidad, la continuidad del negocio y los riesgos de reputación, a lo largo de toda la cadena de suministro, incluidos los proveedores, vendedores y proveedores de servicios (ISE). El proceso incluye la realización de auditorías exhaustivas sobre los procesos, las políticas y la salud financiera de los proveedores, formando parte integral de los procedimientos de diligencia debida contra el blanqueo de capitales . El objetivo es comprender el nivel de riesgo que asume una organización al relacionarse con un proveedor en particular (ISE).

Es importante destacar que la gestión de riesgos de terceros no es un proceso único. La evaluación debe ser continua, reflejando la naturaleza dinámica de las relaciones comerciales y la evolución del panorama de amenazas. Como tal, la implementación de un marco sólido de gestión de riesgos de terceros exige definir criterios claros para evaluar a los proveedores, realizar una debida diligencia exhaustiva antes de incorporar nuevos socios y establecer mecanismos de monitoreo continuo para rastrear y abordar cualquier cambio en los perfiles de riesgo de terceros (Datagrail).

No se puede exagerar la importancia de la evaluación de riesgos por parte de terceros. Es esencial para evitar ataques a la cadena de suministro, violaciones de datos y daños a la reputación. Con el aumento de los ciberataques dirigidos a las cadenas de suministro y las relaciones con los proveedores, la gestión de riesgos de terceros se ha convertido en un componente crítico de las estrategias de ciberseguridad para las empresas (UpGuard, Threat Intelligence). Además, el fortalecimiento de la gestión de riesgos de terceros está directamente relacionado con un mayor valor y resiliencia para las organizaciones, lo que mejora la confianza entre las partes interesadas y conduce a un mejor rendimiento empresarial.

Estadísticas clave sobre riesgos de terceros

Los datos subrayan la urgencia de una gestión eficaz de los riesgos de terceros. Una encuesta realizada por Deloitte en 2021 encontró que el 86% de los encuestados había experimentado un incidente de terceros en los últimos tres años, y el impacto financiero promedio de estos incidentes fue de $ 5.2 millones (Threat Intelligence). Además, un estudio de 2022 realizado por el Instituto Ponemon reveló que las filtraciones de datos causadas por terceros tardaron las empresas una media de 156 días en identificarse y 87 días en contenerse.

Estas estadísticas ponen de relieve los importantes retos financieros y operativos que plantean los riesgos de terceros, lo que subraya la importancia de una gestión integral de los riesgos de lucha contra el blanqueo de capitales y la necesidad de contar con soluciones eficaces de cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales.

Hecho Fuente
El 86% de los encuestados experimentó un incidente con terceros en los últimos tres años. Deloitte
Impacto financiero promedio de un incidente de terceros: $5.2 millones Deloitte
Tiempo medio para identificar una violación de datos de terceros: 156 días Instituto Ponemon
Tiempo medio para contener una filtración de datos de terceros: 87 días Instituto Ponemon

Estos hechos subrayan la necesidad crítica de que las empresas inviertan en evaluaciones integrales de riesgos de terceros como parte de sus prácticas de auditoría AML , capacitación en cumplimiento AML y esfuerzos de certificación de cumplimiento AML .

Pasos para llevar a cabo la evaluación de riesgos de terceros

Las evaluaciones de riesgos de terceros son cruciales para que las organizaciones se aseguren de que sus asociaciones externas se alineen con las regulaciones, los estándares y las mejores prácticas. El proceso implica un análisis exhaustivo de las vulnerabilidades, amenazas y riesgos potenciales que pueden surgir de las relaciones de una organización con vendedores, proveedores o proveedores de servicios. Un sólido programa de evaluación de riesgos de terceros puede ayudar a las organizaciones a identificar, priorizar y mitigar los riesgos potenciales, mejorando así su postura general de ciberseguridad y resiliencia (reciprocidad).

Due Diligence Inicial

La fase inicial de diligencia debida es un paso crítico en el proceso de evaluación de riesgos de terceros. Se trata de evaluar la idoneidad de terceros para sus funciones, en particular las que manejan datos sensibles o propiedad intelectual. Durante esta etapa, las organizaciones deben realizar una evaluación exhaustiva de los proveedores potenciales antes de decidir formar una asociación.

Además de la evaluación de riesgos, la diligencia debida también implica establecer expectativas y reglas claras para los proveedores. Es esencial que las empresas comuniquen sus requisitos y estándares regulatorios AML a los proveedores, asegurando la transparencia y la comprensión desde el principio. Para obtener más información sobre cómo llevar a cabo una diligencia debida eficaz contra el blanqueo de capitales, consulte nuestra guía sobre la diligencia debida contra el blanqueo de capitales.

Categorización y niveles de riesgo

El siguiente paso en el proceso de evaluación de riesgos de terceros es la clasificación y categorización de riesgos. Aquí, las organizaciones asignan a los proveedores niveles de riesgo separados en función de factores como la proximidad a datos confidenciales y la importancia operativa. Este proceso permite a las organizaciones gestionar y evaluar de manera eficiente el nivel de riesgo que presenta cada proveedor.

La clasificación y categorización de riesgos es un aspecto importante de un programa de gestión de riesgos de lucha contra el blanqueo de capitales . Al comprender los riesgos asociados con cada proveedor, las organizaciones pueden priorizar de manera efectiva sus esfuerzos de corrección de riesgos. Para obtener más información sobre cómo categorizar los riesgos, consulte nuestra guía del programa de cumplimiento AML .

Monitoreo y Auditoría Continuos

El último paso para llevar a cabo una evaluación de riesgos de terceros es la supervisión y auditoría continuas. Esto implica un seguimiento regular de los factores de riesgo comunes o críticos a lo largo del ciclo de vida de una relación con terceros. El monitoreo continuo proporciona información en tiempo real sobre la evolución de las posturas de seguridad, lo que permite a las organizaciones mitigar los riesgos de seguridad ocultos y garantizar el cumplimiento continuo de los estándares de la industria.

Además de la supervisión, las organizaciones deben realizar revisiones y auditorías periódicas de sus proveedores externos para asegurarse de que cumplen con las regulaciones de privacidad de datos y los estándares de seguridad. Las evaluaciones periódicas ayudan a identificar cualquier riesgo nuevo que pueda surgir con el tiempo y permiten tomar medidas de mitigación oportunas. Para obtener más información sobre cómo realizar auditorías efectivas, consulte nuestra guía de auditoría AML .

Al implementar estos pasos, las organizaciones pueden crear un marco sólido de evaluación de riesgos de terceros. Este marco ayudará a identificar, gestionar y mitigar los riesgos potenciales, mejorando la postura de seguridad y la resiliencia general de la organización. Para obtener más información sobre la evaluación de riesgos de terceros, considere nuestras soluciones de cumplimiento AML y la capacitación en cumplimiento AML.

Desafíos en la evaluación de riesgos de terceros

Ejecutar una evaluación de riesgos de terceros eficiente y eficaz implica superar varios desafíos. Estos desafíos a menudo giran en torno al mapeo de ecosistemas, la determinación de las prioridades de corrección de riesgos y la utilización de cuestionarios de seguridad de proveedores.

Mapeo de ecosistemas

El mapeo efectivo del ecosistema es un desafío clave en la implementación de un programa de Gestión de Riesgos de Terceros (TPRM). Este proceso implica la creación de un mapa completo de todos los proveedores externos y el intercambio de información de proveedores entre los departamentos internos. De este modo, las organizaciones pueden identificar posibles riesgos y vulnerabilidades en el ecosistema, lo que conduce a una mejor visibilidad y gestión de los mismos. Sin un mapa de ecosistema completo, las organizaciones pueden pasar por alto áreas cruciales de exposición al riesgo en su programa de cumplimiento de AML.

Determinación de las prioridades de corrección de riesgos

Una vez que se completan la diligencia debida y la clasificación en niveles de riesgo, las organizaciones se enfrentan al desafío de determinar qué proveedores requieren esfuerzos inmediatos de mitigación de riesgos. Los proveedores de alto riesgo pueden necesitar estrategias intensivas de gestión de riesgos, como auditorías remotas o in situ para garantizar la seguridad de la información. Por otro lado, es posible que los proveedores de bajo riesgo solo necesiten comprobaciones de cumplimiento normativo para confirmar el bajo riesgo operativo. Priorizar los esfuerzos de remediación de riesgos de manera eficiente es un aspecto crucial de la gestión de riesgos AML y puede ser facilitado por un software de gestión de riesgos del proveedor.

Utilización de cuestionarios de seguridad de proveedores

Los cuestionarios de seguridad de los proveedores son una herramienta común en las evaluaciones de riesgos de terceros. Sin embargo, su uso plantea un desafío significativo debido a las complejidades en la distribución, recopilación y validación de las respuestas. Las organizaciones a menudo confían en cuestionarios autoinformados, que son susceptibles de sesgo. Para hacer frente a esta situación, las organizaciones pueden externalizar las evaluaciones de los cuestionarios a terceros independientes o aprovechar las herramientas automatizadas de los cuestionarios para agilizar las comunicaciones y mejorar el proceso del MEPC de manera eficiente. Este enfoque puede ayudar a garantizar una auditoría AML más sólida y confiable.

Es importante tener en cuenta que los desafíos involucrados en la evaluación de riesgos de terceros no son insuperables. Con los procesos, las herramientas y las soluciones de cumplimiento de AML adecuados, las organizaciones pueden gestionar eficazmente los riesgos de terceros y salvaguardar su reputación. La educación continua a través de la capacitación en cumplimiento de AML y mantenerse actualizado con la certificación de cumplimiento de AML también puede ser beneficioso para abordar estos desafíos.

Impacto de la normativa en la evaluación de riesgos de terceros

Los reglamentos desempeñan un papel importante en la configuración del enfoque y la ejecución de las evaluaciones de riesgos de terceros. Estas reglas a menudo dictan los estándares mínimos para la protección de datos y la privacidad del cliente, lo que afecta directamente la forma en que las empresas investigan y trabajan con terceros.

Cumplimiento del RGPD y la CCPA

Regulaciones como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) y la Ley de Privacidad del Consumidor de California (CCPA) tienen requisitos estrictos para la privacidad y protección de datos. Estas leyes exigen que las empresas tomen las medidas adecuadas para garantizar que los terceros que manejan sus datos también se adhieran a estos estándares.

Esto pone de relieve la necesidad de realizar evaluaciones exhaustivas de riesgos por parte de terceros como parte de un programa general de cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales. Estas evaluaciones ayudan a identificar los riesgos potenciales relacionados con el cumplimiento del RGPD y la CCPA y a tomar medidas para mitigar estos riesgos. Esto podría incluir la realización de la debida diligencia en materia de lucha contra el blanqueo de capitales de posibles terceros antes de celebrar cualquier acuerdo o la realización de auditorías periódicas en materia de lucha contra el blanqueo de capitales para garantizar el cumplimiento continuo.

Evolución del panorama normativo

El panorama normativo está en continua evolución, con nuevas leyes y directrices que se introducen regularmente en respuesta a los riesgos emergentes y a los avances tecnológicos. Este entorno dinámico hace que la evaluación de riesgos de terceros sea un proceso continuo, lo que requiere que las empresas se mantengan actualizadas con los últimos requisitos reglamentarios de AML y adapten sus estrategias de evaluación de riesgos en consecuencia.

Para las empresas, esto podría significar invertir en soluciones de cumplimiento AML o software de cumplimiento AML que puedan ayudar a optimizar el proceso de evaluación de riesgos y garantizar el cumplimiento normativo. Estas herramientas pueden automatizar muchas de las tareas involucradas en una evaluación de riesgos, como la recopilación y el análisis de datos, lo que ayuda a ahorrar tiempo y recursos.

Además, las empresas también pueden considerar invertir en capacitación en cumplimiento AML u obtener una certificación de cumplimiento AML para equipar a sus equipos con las habilidades y conocimientos necesarios para gestionar eficazmente los riesgos de terceros.

En un panorama regulatorio en constante cambio, mantenerse a la vanguardia es esencial para una gestión eficaz de los riesgos de terceros. Al comprender y cumplir con los requisitos reglamentarios, las empresas pueden protegerse de riesgos potenciales y mantener su reputación en el mercado.

Papel de la tecnología en la evaluación de riesgos de terceros

La tecnología desempeña un papel cada vez más importante en la mejora y racionalización de los procesos de evaluación de riesgos de terceros. Desde la inteligencia artificial hasta las calificaciones de seguridad, las soluciones tecnológicas se están aprovechando para ofrecer evaluaciones de riesgos rápidas, precisas y escalables.

IA y evaluación de riesgos de terceros

La tecnología de Inteligencia Artificial (IA) tiene un inmenso potencial para las empresas, especialmente en el ámbito de la evaluación de riesgos por parte de terceros. La IA puede acelerar significativamente el proceso de evaluación de riesgos de terceros, automatizar tareas que consumen mucho tiempo y ofrecer resultados más precisos mediante el análisis de grandes volúmenes de datos. Sin embargo, el uso de la IA también conlleva su propio conjunto de riesgos que requieren gobernanza.

El uso de la IA en la evaluación de riesgos de terceros puede mejorar los programas de cumplimiento de AML al permitir un monitoreo continuo de los proveedores, manteniendo así una visión actualizada de la exposición al riesgo de los proveedores individuales a lo largo del ciclo de vida de una relación con terceros. Para obtener más información sobre el papel de la IA en el cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales, considere la posibilidad de explorar nuestro software de cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales.

Calificaciones de seguridad para una diligencia debida más rápida

Las calificaciones de seguridad o las calificaciones de ciberseguridad están emergiendo como una solución tecnológica popular en el ámbito de la gestión de riesgos de terceros. Estas calificaciones proporcionan una evaluación en tiempo real del estado de seguridad de un tercero, lo que permite procesos de diligencia debida más rápidos y fomenta la toma de decisiones informadas (UpGuard).

Estas calificaciones pueden facilitar un proceso de diligencia debida AML más eficiente, lo que permite a las organizaciones evaluar rápidamente los controles de seguridad, las políticas y el estado de cumplimiento de los proveedores potenciales. Esto permite una evaluación más completa y ayuda a las empresas a comprender el nivel de riesgo asociado con cada proveedor, tomando decisiones informadas sobre sus asociaciones.

El uso de la tecnología en las evaluaciones de riesgos de terceros se está convirtiendo en un componente esencial de las estrategias sólidas de gestión de riesgos de lucha contra el blanqueo de capitales . Al aprovechar la IA y las calificaciones de seguridad, las organizaciones pueden mejorar sus procesos de evaluación de riesgos, garantizar el cumplimiento continuo de los requisitos normativos de AML y, en última instancia, proteger su reputación de posibles amenazas. Para obtener más información sobre la aplicación de la tecnología en el cumplimiento de AML, considere nuestros recursos sobre soluciones de cumplimiento de AML.

Estudios de caso sobre la evaluación de riesgos de terceros

El examen de los estudios de casos puede proporcionar información valiosa sobre la aplicación de las evaluaciones de riesgos de terceros y poner de relieve las posibles consecuencias de una gestión de riesgos inadecuada. Esta sección explorará los programas exitosos de gestión de riesgos de terceros y las lecciones aprendidas de las violaciones de datos causadas por terceros.

Programas exitosos de gestión de riesgos de terceros

Los programas exitosos de gestión de riesgos de terceros a menudo comparten elementos comunes, como procesos eficientes y escalables, estrategias de mitigación de riesgos, calificaciones de seguridad, diligencia debida exhaustiva y comunicación clara de las expectativas a los proveedores (UpGuard). Estos programas pueden ofrecer beneficios como una postura de seguridad mejorada, relaciones transparentes con los proveedores y una mayor confianza entre las partes interesadas, lo que conduce a un mejor rendimiento empresarial.

Según una encuesta de Deloitte, el 94% de las organizaciones planean reevaluar sus programas de gestión de riesgos de terceros en los próximos tres años, lo que indica una creciente conciencia de la importancia de estos programas. Esta tendencia es particularmente relevante para los profesionales que trabajan en cumplimiento, gestión de riesgos y lucha contra el lavado de dinero, ya que desempeñan un papel crucial en la configuración e implementación de estos programas. Para obtener más información sobre cómo crear un programa sólido de cumplimiento de AML que incluya la evaluación de riesgos de terceros, consulte nuestra guía del programa de cumplimiento de AML .

Lecciones de las filtraciones de datos causadas por terceros

Las filtraciones de datos causadas por terceros sirven como duros recordatorios de las posibles consecuencias de una gestión de riesgos inadecuada. Un estudio de 2021 reveló que, en promedio, las empresas evalúan solo el 35% de los perfiles de riesgo de sus terceros, dejando la mayoría de los riesgos potenciales sin controlar. Este descuido puede dar lugar a ataques a la cadena de suministro, violaciones de datos y daños a la reputación, lo que subraya la importancia de realizar evaluaciones exhaustivas de riesgos por parte de terceros.

Además, la colaboración y la comunicación efectivas entre departamentos, como compras, gestión de riesgos y cumplimiento, son esenciales para un proceso integral de evaluación de riesgos de terceros. Una integración inadecuada entre las funciones puede dificultar este proceso (AuditBoard).

La rápida evolución de los requisitos de cumplimiento normativo, como los de la Ley de Privacidad del Consumidor de California (CCPA) y el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), añaden complejidad a las evaluaciones de riesgos de terceros. Estas leyes requieren una revisión y adaptación continuas de los procesos de gestión de riesgos de terceros (AuditBoard). Para obtener más información sobre el cumplimiento de los requisitos reglamentarios de lucha contra el blanqueo de capitales, consulte nuestra guía sobre los requisitos normativos de lucha contra el blanqueo de capitales.

En conclusión, las evaluaciones de riesgos de terceros son componentes críticos de la gestión integral de riesgos y los programas de cumplimiento de AML. Tanto la implementación exitosa como las lecciones aprendidas de los fracasos pasados subrayan su importancia para proteger a las organizaciones de posibles amenazas y sanciones regulatorias.