fbpx

Detectando la ilusión: desvelando indicadores de blanqueo de capitales

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on marzo 8, 2024
1709882617597X814254237619327100 Feature

Entendiendo los Esquemas de Lavado de Dinero

El lavado de dinero es un proceso complejo que implica disfrazar fondos obtenidos ilícitamente para que parezcan legítimos. Para comprender los esquemas de lavado de dinero, es esencial comprender las tres etapas del lavado de dinero y los métodos utilizados en cada etapa.

Las tres etapas del lavado de dinero

El lavado de dinero a menudo se divide en tres etapas: colocación, estratificación e integración. Estas etapas permiten a los delincuentes ocultar el origen de sus fondos ilícitos e integrarlos en el sistema financiero legítimo. Se estima que las organizaciones criminales y los cleptócratas logran lavar alrededor de 5,8 billones de dólares al año, y menos del uno por ciento es interceptado por las autoridades mundiales.

  1. Colocación: En esta etapa inicial, el lavador introduce dinero «sucio» en el sistema financiero. El objetivo es colocar los fondos ilícitos en canales financieros legítimos evitando ser detectados. Los métodos comunes utilizados en la etapa de colocación incluyen dividir grandes sumas en cantidades más pequeñas y depositarlas directamente en cuentas bancarias o canalizarlas a negocios basados en efectivo. Esta etapa también puede implicar el uso de técnicas como el smurfing, en el que varias personas intercambian fondos ilícitos en cantidades más pequeñas y menos visibles (MoneyLaundering.ca).

  2. Estratificación: Una vez que se han colocado los fondos, la siguiente etapa consiste en mover y estratificar el dinero para crear una compleja red de transacciones que oscurecen la pista de auditoría. El objetivo es dificultar el rastreo del origen de los fondos y desvincularlos de su origen ilegal. La estratificación implica el movimiento constante y la manipulación de los fondos a través de diversas transacciones y cuentas, incluidas transferencias internacionales, inversiones y otras maniobras financieras. Al emplear estas tácticas, los blanqueadores pretenden construir una historia aparentemente legítima para los fondos (Unit21).

  3. Integración: La etapa final del lavado de dinero es la integración, donde los fondos lavados se reintroducen en la economía legítima. El objetivo es fusionar los fondos ilícitos con activos legítimos para que parezcan limpios y utilizables. Esta etapa requiere algunas transacciones menores para legitimar aún más el dinero y evitar sospechas. La integración puede implicar actividades como la compra de propiedades, artículos de lujo, obras de arte u otros activos de alto valor (MoneyLaundering.ca).

Métodos de lavado de dinero: colocación, estratificación e integración

Los métodos empleados en las tres etapas del lavado de dinero ayudan a facilitar la transformación de fondos ilícitos en activos aparentemente legítimos. Estas son algunas de las técnicas más comunes que se utilizan en cada etapa:

Etapa Métodos
Colocación – Dividir grandes sumas en cantidades más pequeñas
– Depósitos directos en cuentas bancarias
– Canalización hacia negocios basados en efectivo
– Pitufo (MoneyLaundering.ca)
Acodo – Movimientos internacionales de fondos
– Transacciones financieras complejas
– Inversiones en mercados extranjeros
– Opciones financieras avanzadas (MoneyLaundering.ca)
Integración – Compra de propiedades
– Adquisiciones de activos de alto valor
– Transacciones de bienes de lujo
– Inversiones en obras de arte (MoneyLaundering.ca)

Comprender estos métodos de lavado de dinero y las etapas involucradas es crucial para detectar y prevenir actividades financieras ilícitas. Al reconocer las señales de alerta y los indicadores de blanqueo de capitales, las instituciones financieras y los organismos reguladores pueden mejorar sus esfuerzos contra el blanqueo de capitales y combatir eficazmente los delitos financieros.

Señales de alerta e indicadores de lavado de dinero

Para combatir eficazmente el lavado de dinero, es importante conocer las señales de alerta y los indicadores que pueden indicar una actividad sospechosa. La identificación de estos indicadores puede ayudar a las instituciones financieras, a los profesionales del cumplimiento y a los organismos encargados de hacer cumplir la ley a detectar y prevenir el blanqueo de capitales. Estas son algunas señales de alerta e indicadores clave a los que hay que prestar atención:

Transacciones y comportamientos inusuales

Los patrones de transacciones inusuales pueden ser indicativos de posibles actividades de lavado de dinero. Algunas señales de alerta comunes en esta categoría incluyen transacciones repetitivas justo por debajo del umbral de notificación, cambios repentinos e inexplicables en la frecuencia o el tamaño de las transacciones, y transacciones que involucran industrias o países de alto riesgo (Tookitaki). El monitoreo de estos patrones es una parte esencial de los procesos de monitoreo de transacciones.

Preocupaciones geográficas y países de alto riesgo

Las transacciones en las que participen países o regiones de alto riesgo con deficiencias significativas en sus medidas de lucha contra el blanqueo de capitales deben ser motivo de preocupación. Estas jurisdicciones pueden ser explotadas por los delincuentes debido a la debilidad o falta de regulaciones nacionales (Sigma 360). Las inconsistencias geográficas, como las grandes transferencias entre países sin razones comerciales obvias, también pueden sugerir actividades de lavado de dinero y justificar una investigación más profunda.

Personas Expuestas Políticamente (PEP) y Beneficiarios Finales

Las Personas Expuestas Políticamente (PEP) se refieren a personas que ocupan cargos públicos prominentes o tienen asociaciones cercanas con dichas personas. Las PEP se consideran clientes de mayor riesgo debido a su susceptibilidad a la corrupción. Por lo tanto, monitorear de cerca las transacciones que involucran PEP es crucial para detectar posibles actividades de lavado de dinero. Además, las discrepancias en la información sobre el beneficiario final (UBO, por sus siglas en inglés), que identifica a los verdaderos propietarios o controladores detrás de las transacciones, pueden indicar posibles actividades de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo.

Estructuras de cuentas complejas y cambios rápidos en los patrones de transacción

Las estructuras de cuentas complejas que involucran múltiples cuentas o entidades pueden ser una señal de alerta para el lavado de dinero. Las transacciones circulares o los grandes volúmenes de transacciones dentro de estas estructuras deben ser monitoreados de cerca (Tookitaki). Del mismo modo, los cambios rápidos en la frecuencia, el tamaño o los tipos de transacciones también pueden levantar sospechas y justificar una mayor investigación. El seguimiento de estos cambios durante los procesos de supervisión de las transacciones es crucial para detectar posibles actividades de blanqueo de capitales.

Transferencias transfronterizas y transacciones que involucran jurisdicciones no canadienses

Las transferencias transfronterizas, en particular las que involucran jurisdicciones no canadienses, pueden ser indicadores de un posible lavado de dinero. Los blanqueadores de dinero suelen utilizar las transacciones transfronterizas para ocultar el origen de los fondos y evitar la detección. El monitoreo y el escrutinio de tales transacciones es esencial en los esfuerzos contra el lavado de dinero (Sigma 360).

Al ser conscientes de estas señales de alerta e indicadores, los profesionales que trabajan en el cumplimiento, la gestión de riesgos, la lucha contra el blanqueo de capitales y la lucha contra los delitos financieros pueden mejorar su capacidad para detectar y prevenir las actividades de blanqueo de capitales. La implementación de técnicas efectivas de monitoreo de transacciones, la realización de una diligencia debida exhaustiva con el cliente y el mantenimiento de un sólido programa contra el lavado de dinero son pasos cruciales para combatir el lavado de dinero y salvaguardar la integridad del sistema financiero.

Programas AML y medidas de cumplimiento

Las instituciones financieras desempeñan un papel crucial en la lucha contra el blanqueo de capitales mediante la implementación de sistemas sólidos de detección de fraude y el seguimiento de la cadena de pagos para identificar a las personas, entidades y estructuras de propiedad que subyacen a las transacciones. Para abordar eficazmente el lavado de dinero y cumplir con las regulaciones, las instituciones financieras deben establecer programas contra el lavado de dinero (AML) e implementar diversas medidas de cumplimiento. Esta sección explorará el papel de las instituciones financieras, los estándares del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y la importancia de implementar programas efectivos de lucha contra el lavado de dinero.

El papel de las instituciones financieras en la lucha contra el blanqueo de capitales

Las instituciones financieras, incluidos los bancos, las cooperativas de crédito y otros proveedores de servicios financieros, desempeñan un papel fundamental en la detección y prevención del blanqueo de capitales. Actúan como la primera línea de defensa contra las actividades financieras ilícitas mediante el monitoreo de las transacciones de los clientes y la identificación de actividades sospechosas. Las instituciones financieras están obligadas a cumplir con las regulaciones e implementar programas sólidos de lucha contra el lavado de dinero para mitigar el riesgo de lavado de dinero.

Al implementar programas efectivos de lucha contra el blanqueo de capitales, las instituciones financieras pueden:

  • Identificar y denunciar las transacciones sospechosas a las autoridades competentes, como las unidades de inteligencia financiera (UIF).
  • Llevar a cabo la debida diligencia con los clientes para verificar sus identidades y comprender la naturaleza de sus relaciones.
  • Supervise las transacciones para detectar e informar de cualquier actividad inusual o sospechosa.
  • Establecer políticas y procedimientos para evaluar y mitigar los riesgos de lavado de dinero asociados con diferentes tipos de clientes, transacciones y áreas geográficas.
  • Proporcionar capacitación a los empleados para garantizar que estén al tanto de las obligaciones de AML y puedan implementar de manera efectiva las políticas y procedimientos de AML de la institución.

Las instituciones financieras también deben establecer una función de auditoría independiente para probar la eficacia de sus programas de lucha contra el blanqueo de capitales y garantizar el cumplimiento de las leyes y reglamentos aplicables.

Las Normas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)

El GAFI es un organismo normativo internacional que desarrolla y promueve políticas para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Sus recomendaciones proporcionan un marco para que los países y las instituciones financieras establezcan medidas eficaces contra el blanqueo de capitales.

Se espera que las instituciones financieras se adhieran a las normas del GAFI, que incluyen:

  • Debida diligencia del cliente (DDC): Las instituciones financieras deben llevar a cabo la debida diligencia con sus clientes, incluida la verificación de sus identidades, la comprensión de la naturaleza de sus relaciones comerciales y la evaluación de los riesgos asociados con ellas. Este proceso ayuda a identificar y mitigar el riesgo de lavado de dinero.

  • Monitoreo de transacciones: Las instituciones financieras deben implementar sistemas para monitorear las transacciones de los clientes y detectar cualquier actividad sospechosa. Esto incluye el establecimiento de criterios basados en el riesgo para identificar posibles señales de alerta e informarlas según sea necesario.

  • Mantenimiento de registros: Las instituciones financieras deben conservar los datos de identificación de los clientes y de las transacciones para facilitar las investigaciones y los enjuiciamientos relacionados con los delitos de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

  • Presentación de informes: Las instituciones financieras deben contar con procedimientos para informar de las transacciones sospechosas a las autoridades competentes, como las UIF. Esto ayuda a apoyar a los organismos encargados de hacer cumplir la ley en sus esfuerzos por combatir el lavado de dinero.

Implementación de programas efectivos de lucha contra el blanqueo de capitales: diligencia debida del cliente y supervisión de transacciones

Para combatir eficazmente el lavado de dinero, las instituciones financieras deben implementar programas de lucha contra el blanqueo de capitales que se alineen con la orientación del GAFI y la legislación local. Estos programas deben incluir procesos sólidos de diligencia debida del cliente (DDC), soluciones de monitoreo de transacciones, detección de sanciones y detección de medios adversos.

La debida diligencia del cliente implica verificar la identidad de los clientes, comprender la naturaleza y el propósito de las relaciones con los clientes y realizar un monitoreo continuo para detectar y reportar transacciones sospechosas. Las instituciones financieras deben establecer políticas y procedimientos basados en el riesgo para determinar el nivel de diligencia debida necesario para los diferentes tipos de clientes, transacciones y relaciones comerciales. Esto ayuda a garantizar que se tomen las medidas adecuadas para mitigar el riesgo de blanqueo de capitales.

El monitoreo de transacciones es un componente crítico de un programa AML efectivo. Las instituciones financieras deben implementar sistemas que puedan detectar y reportar transacciones sospechosas sobre la base de criterios predeterminados basados en el riesgo. El monitoreo continuo de las cuentas de los clientes también es esencial para garantizar que las transacciones sean consistentes con el conocimiento de la institución sobre el cliente y su perfil de riesgo.

Al implementar programas efectivos de lucha contra el blanqueo de capitales, las instituciones financieras pueden contribuir a los esfuerzos globales para combatir el lavado de dinero y salvaguardar la integridad del sistema financiero.

En la siguiente sección, exploraremos indicadores específicos de LA/FT (blanqueo de capitales/financiación del terrorismo) y técnicas de detección que pueden ayudar aún más a identificar actividades sospechosas.

Indicadores y técnicas de detección de ML/FT

Cuando se trata de combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, es crucial conocer los indicadores y las técnicas de detección que pueden ayudar a identificar actividades sospechosas. Al reconocer estas señales de alerta y emplear estrategias de monitoreo efectivas, las organizaciones pueden fortalecer sus esfuerzos contra el lavado de dinero (AML). En esta sección, exploraremos los indicadores de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, el papel de terceros, nominados y guardianes, así como las técnicas de monitoreo de transacciones y las mejores prácticas.

Indicadores de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo

La identificación de posibles actividades de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo requiere vigilancia y un buen ojo para detectar ciertas señales de alerta. Estos indicadores, cuando se observan individualmente o en combinación, pueden levantar sospechas y justificar una mayor investigación. Algunos indicadores comunes incluyen:

  • Los patrones de transacciones inusuales, como las transacciones repetitivas justo por debajo del umbral de información, pueden indicar posibles actividades de lavado de dinero (Tookitaki).
  • Las estructuras de cuentas complejas, en las que varias cuentas están involucradas en transacciones circulares o grandes volúmenes de transacciones, podrían ser una señal de alerta para el lavado de dinero (Tookitaki).
  • Los cambios rápidos en la frecuencia, el tamaño o los tipos de transacciones pueden ser indicadores de posibles intentos de lavado de dinero y deben ser monitoreados de cerca.
  • Las inconsistencias geográficas en las transacciones, como las grandes transferencias entre países sin razones comerciales obvias, pueden sugerir actividades de lavado de dinero y justificar una investigación más profunda (Tookitaki).
  • Los clientes de alto riesgo con exposición política, múltiples cuentas y un alto volumen de transacciones representan un mayor riesgo para las actividades de lavado de dinero y deben estar sujetos a procedimientos mejorados de diligencia debida (Tookitaki).

Estos son solo algunos ejemplos de los indicadores que pueden ayudar a las organizaciones a identificar posibles actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. El empleo de sistemas de monitoreo integrales y mantenerse informado sobre las tendencias y técnicas emergentes es crucial para una detección efectiva.

Terceros, nominados y guardianes

Los lavadores de dinero y los financiadores del terrorismo a menudo dependen de terceros, nominados y guardianes para distanciarse del producto del delito y de la fuente de los fondos. Estas personas o entidades actúan en nombre de otros, llevan a cabo actividades financieras como nominados o controlan el acceso al sistema financiero como guardianes. Su participación puede ser indicativa de delitos de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Las organizaciones deben prestar especial atención a:

  • Operaciones con terceros que carecen de una finalidad legítima clara o implican patrones inusuales (FINTRAC).
  • Acuerdos de nominación en los que se oculta la verdadera propiedad o control de activos o cuentas.
  • Guardianes, como abogados, contadores o asesores financieros, que facilitan o permiten actividades financieras ilícitas.

Al monitorear las transacciones que involucran a terceros, nominados y guardianes, las organizaciones pueden mejorar su capacidad para detectar y prevenir actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Técnicas y mejores prácticas de monitoreo de transacciones

El monitoreo de transacciones juega un papel crucial en la identificación de actividades sospechosas. Mediante el empleo de técnicas efectivas y mejores prácticas, las organizaciones pueden mejorar su capacidad para detectar posibles actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. Algunas consideraciones clave incluyen:

  • Implementar sistemas robustos de monitoreo de transacciones que puedan analizar grandes volúmenes de datos en tiempo real, lo que permite la detección oportuna de patrones y comportamientos sospechosos.
  • Aprovechar la analítica avanzada y la inteligencia artificial para identificar técnicas de blanqueo de capitales complejas y en evolución.
  • Realizar evaluaciones de riesgo continuas para garantizar que los sistemas de monitoreo de transacciones se adapten al perfil de riesgo específico de la organización.
  • Colaborar con colegas de la industria y compartir información a través de asociaciones público-privadas para adelantarse a las amenazas emergentes.
  • Proporcionar capacitación integral a los empleados involucrados en el monitoreo de transacciones para mejorar su capacidad para identificar y reportar actividades sospechosas.

Al adoptar estas técnicas de monitoreo de transacciones y las mejores prácticas, las organizaciones pueden mejorar su capacidad para detectar y prevenir actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, contribuyendo a un sistema financiero más seguro.

La comprensión de los indicadores de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, el reconocimiento del papel de terceros, nominados y guardianes, y la implementación de técnicas efectivas de monitoreo de transacciones son componentes vitales de un marco sólido contra el lavado de dinero. Al mantenerse vigilantes y adaptarse continuamente a las nuevas amenazas, las organizaciones pueden contribuir al esfuerzo colectivo en la lucha contra los delitos financieros.

La lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

Los esfuerzos para combatir el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo requieren la cooperación y la colaboración internacionales. Varias organizaciones e iniciativas desempeñan un papel crucial en esta lucha, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Evaluación Nacional de Riesgos Inherentes (NIRA) de Canadá y las asociaciones público-privadas.

El papel del FMI y la cooperación internacional

El FMI reconoce las graves consecuencias del lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y el financiamiento de la proliferación. Estas actividades ilícitas socavan el sector financiero, debilitan el orden público y tienen efectos adversos en las economías y la gobernanza. El FMI elabora activamente políticas contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, tanto a nivel internacional como dentro de sus países miembros.

A través de programas de supervisión bilateral, el FMI evalúa el cumplimiento de los países con las normas internacionales de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Ayuda a los países a desarrollar programas para abordar las deficiencias e integra las consideraciones de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en diversos aspectos de su trabajo, como el Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF) y los programas de préstamos. El FMI también lleva a cabo evaluaciones de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y actividades de fortalecimiento de capacidades, analizando el impacto de los acontecimientos emergentes, como las monedas virtuales, la tecnología financiera y los flujos financieros ilícitos (FMI).

La Evaluación Nacional de Riesgos Inherentes (NIRA, por sus siglas en inglés) en Canadá

En Canadá, la Evaluación Nacional de Riesgos Inherentes (NIRA, por sus siglas en inglés) desempeña un papel crucial en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El NIRA ayuda a identificar y evaluar los riesgos inherentes a los que se enfrentan diversos sectores y entidades dentro del país. Proporciona información valiosa sobre las vulnerabilidades y ayuda a desarrollar enfoques basados en el riesgo para las medidas ALD/CFT. Al comprender los riesgos específicos de Canadá, las autoridades pueden adaptar sus estrategias y asignar recursos de manera efectiva.

Alianzas Público-Privadas y Colaboración con Organizaciones Internacionales

Para fortalecer la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, la colaboración entre los sectores público y privado es crucial. Las asociaciones público-privadas fomentan el intercambio de información, mejoran las capacidades de detección y promueven medidas eficaces contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Al trabajar juntos, las agencias gubernamentales, las instituciones financieras y otras partes interesadas pueden aprovechar sus recursos, experiencia y tecnología para combatir las actividades ilícitas.

Las organizaciones internacionales como el Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI) también desempeñan un papel importante en la lucha mundial contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. El GAFI elabora normas y recomendaciones mundiales para la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, proporcionando orientación a los gobiernos para que establezcan regímenes eficaces. El Canadá colabora activamente con el GAFI y los órganos regionales similares al GAFI para hacer frente al blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

Mediante el fomento de la cooperación internacional, la realización de evaluaciones de riesgos y la promoción de asociaciones público-privadas, países como Canadá trabajan para fortalecer sus regímenes de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Estos esfuerzos de colaboración mejoran la eficacia de las medidas, facilitan el intercambio de información y contribuyen a un sistema financiero mundial más seguro.

Los tres pilares del régimen canadiense de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

Para luchar eficazmente contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, el Canadá ha establecido un régimen amplio de lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo. Este régimen funciona sobre la base de tres pilares interdependientes, cada uno de los cuales desempeña un papel vital en la salvaguardia de la integridad del sistema financiero y la protección de los canadienses. Los tres pilares son:

Marco legislativo y reglamentos

El primer pilar del régimen canadiense de lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo es el marco legislativo y los reglamentos. El Gobierno ha promulgado diversas leyes y reglamentos para proporcionar una base jurídica para combatir las actividades de blanqueo de dinero y financiación del terrorismo. Estas leyes incluyen la Ley sobre el producto del delito (blanqueo de dinero) y la financiación del terrorismo (PCMLTFA) y sus reglamentos conexos.

El marco legislativo establece las obligaciones y requisitos para las entidades declarantes, como las instituciones financieras, los casinos, las empresas de servicios monetarios y los comerciantes de metales y piedras preciosas. Las entidades declarantes están obligadas a aplicar medidas sólidas contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo para detectar y disuadir las actividades ilícitas.

Inteligencia Financiera y Obligaciones de Reporte

El segundo pilar del Régimen se refiere a la inteligencia financiera y las obligaciones de presentación de informes. Bajo este pilar, diversas entidades recopilan, analizan y difunden inteligencia financiera para apoyar la detección y prevención del lavado de activos y el financiamiento del terrorismo.

Las instituciones financieras y otras entidades informantes tienen la obligación legal de informar sobre las transacciones y actividades sospechosas al Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros del Canadá (FINTRAC). Estos informes contribuyen a la creación de un panorama integral de inteligencia financiera, lo que permite identificar tendencias, patrones y riesgos potenciales asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Capacidad de aplicación de la ley y de enjuiciamiento

El tercer pilar se centra en la capacidad de aplicación de la ley y de enjuiciamiento. Implica la colaboración de múltiples agencias y reguladores federales, provinciales, territoriales y municipales encargados de hacer cumplir la ley. Estos socios trabajan juntos para prevenir, detectar e interrumpir las actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley, como la Real Policía Montada de Canadá (RCMP), el Organismo de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA) y el Organismo Fiscal de Canadá (CRA), desempeñan un papel crucial en la investigación y el enjuiciamiento de personas y organizaciones implicadas en el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Al trabajar en colaboración y compartir información, estas agencias mejoran la eficacia de sus esfuerzos para combatir los delitos financieros.

Los tres pilares del régimen canadiense de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo están interconectados y se refuerzan mutuamente. Constituyen una estrategia integral destinada a disuadir y detectar actividades financieras ilícitas, proteger la integridad del sistema financiero y preservar la seguridad de los canadienses.

Para obtener más información sobre los indicadores de lavado de dinero y las señales de alerta a tener en cuenta, consulte nuestro artículo sobre las señales de alerta de lavado de dinero.