fbpx

Desbloqueando el éxito: Racionalización de los procedimientos de DDC para la mitigación de riesgos

Posted in Antiblanqueo de capitales (AML) on febrero 26, 2024
1708968239042X194184797585508900 Feature

Comprender la diligencia debida del cliente (CDD)

En el ámbito del cumplimiento de la lucha contra el blanqueo de capitales (AML), la implementación de procedimientos sólidos de diligencia debida del cliente (DDC) es esencial para las organizaciones. La DDC implica el proceso de recopilación y verificación de la información de los clientes para evaluar el nivel de riesgo que representan en términos de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo. Al llevar a cabo una DDC exhaustiva, las empresas pueden mitigar los riesgos potenciales, cumplir con los requisitos reglamentarios y salvaguardar sus operaciones.

La importancia de los procedimientos de DDC

No se puede exagerar la importancia de los procedimientos de DDC, especialmente a medida que las regulaciones se vuelven más sólidas y las empresas necesitan demostrar la eficacia de sus programas de cumplimiento de delitos financieros . La DDC actúa como una herramienta vital para prevenir delitos financieros como el lavado de dinero, el fraude y el financiamiento del terrorismo. A través de CDD, las organizaciones obtienen una comprensión más profunda de sus clientes, su comportamiento financiero y el riesgo que pueden suponer.

Al llevar a cabo una diligencia debida exhaustiva, las empresas pueden identificar y verificar las identidades de sus clientes, asegurándose de que no estén involucrados en actividades ilícitas. Esto ayuda a mantener la integridad del sistema financiero y a protegerlo contra daños a la reputación.

DDC en Instituciones Financieras

Las instituciones financieras, en particular, desempeñan un papel fundamental en la aplicación de los procedimientos de DDC. Como parte del proceso más amplio de conozca a su cliente (KYC, por sus siglas en inglés), las instituciones financieras están obligadas a establecer y mantener un marco sólido de DDC. Estas instituciones están obligadas a recopilar información de identificación de los clientes, verificar sus identidades y evaluar el nivel de riesgo penal que pueden presentar.

La DDC en las instituciones financieras implica la recopilación de información como el nombre del cliente, la dirección, los detalles comerciales y el uso previsto de su cuenta. Esta información se verifica mediante documentos oficiales como pasaportes, permisos de conducir, facturas de servicios públicos o documentos de incorporación. El objetivo es garantizar que la identidad del cliente sea legítima y que sus actividades financieras se alineen con los estándares legales y éticos.

Al adherirse a las regulaciones de DDC, las instituciones financieras pueden detectar y prevenir actividades financieras ilícitas, cumplir con las leyes contra el lavado de dinero y protegerse de posibles riesgos legales y de reputación. La implementación de un proceso sólido de DDC es crucial para que estas instituciones mantengan la integridad del sistema financiero y contribuyan a los esfuerzos globales en la lucha contra los delitos financieros.

Para implementar de manera efectiva los procedimientos de DDC, las instituciones financieras deben establecer políticas claras de DDC y pautas de DDC que se alineen con los requisitos regulatorios. También deben proporcionar capacitación en DDC a sus empleados para garantizar una comprensión y aplicación coherentes de los principios de DDC.

En las siguientes secciones, profundizaremos en los elementos clave de los procedimientos de DDC, incluida la recopilación y verificación de la información del cliente, el monitoreo continuo y la evaluación de riesgos. Permanezca atento para obtener una comprensión completa de cómo optimizar los procesos de DDC para una mitigación efectiva de riesgos.

Elementos clave de los procedimientos de DDC

Los procedimientos de diligencia debida del cliente (DDC) son una parte esencial del cumplimiento de AML para las instituciones financieras. Al recopilar y verificar la información de los clientes, así como al realizar un monitoreo continuo y una evaluación de riesgos, las instituciones pueden mitigar de manera efectiva los riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Exploremos los elementos clave de los procedimientos de DDC con más detalle.

Recopilación y verificación de la información del cliente

El primer paso en los procedimientos de DDC es la recopilación y verificación de la información del cliente. Las instituciones financieras están obligadas a establecer y mantener procedimientos escritos que sean apropiados para su tamaño y el tipo de clientes a los que sirven (FFIEC, por sus siglas en inglés). Estos procedimientos deben garantizar una comprensión profunda del perfil del cliente, incluidas sus operaciones comerciales, productos y servicios, y sus propios clientes (FFIEC). El objetivo es recopilar información suficiente para evaluar con precisión el nivel de riesgo del cliente.

Durante el proceso de cobro, las instituciones financieras pueden solicitar diversos documentos y detalles, como documentos de identificación, comprobante de domicilio e información sobre el origen de los fondos del cliente. La verificación de la autenticidad de estos documentos es crucial para garantizar la exactitud de la información del cliente. Al implementar procedimientos de verificación sólidos, las instituciones pueden reducir el riesgo de robo de identidad, fraude y otras actividades ilícitas.

Para obtener una descripción más detallada del proceso de diligencia debida del cliente, incluidos los documentos específicos y la información requerida, puede consultar nuestro artículo sobre la diligencia debida del cliente.

Monitoreo continuo y evaluación de riesgos

La debida diligencia del cliente no es una tarea de una sola vez. Las instituciones financieras deben establecer procedimientos para el monitoreo continuo y la evaluación de riesgos de sus clientes. Este monitoreo continuo permite a las instituciones identificar y reportar transacciones sospechosas y mantener y actualizar la información de los clientes según sea necesario.

El monitoreo continuo implica analizar las transacciones de los clientes, las actividades de la cuenta y cualquier cambio relevante en el perfil del cliente. Al monitorear estos factores, las instituciones pueden detectar patrones o comportamientos inusuales que pueden indicar lavado de dinero u otras actividades ilícitas. Las evaluaciones periódicas de riesgos permiten a las instituciones financieras reevaluar el nivel de riesgo del cliente y ajustar sus esfuerzos de supervisión en consecuencia.

Además de la supervisión de las transacciones, las instituciones financieras también deben tener en cuenta las fuentes externas de información, como las listas de vigilancia y las bases de datos gubernamentales, para mejorar sus procesos de evaluación de riesgos. Estas fuentes externas pueden ayudar a identificar a las personas políticamente expuestas (PEP) y a los clientes sujetos a sanciones económicas.

Para obtener más información sobre los requisitos y las mejores prácticas para el monitoreo continuo y la evaluación de riesgos, puede consultar nuestro artículo sobre los procedimientos de DDC.

Al implementar procedimientos sólidos de DDC que abarcan la recopilación y verificación de la información de los clientes, así como el monitoreo continuo y la evaluación de riesgos, las instituciones financieras pueden mitigar de manera efectiva los riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. El cumplimiento de las regulaciones AML y el establecimiento de procesos DDC a medida son fundamentales para mantener la seguridad y solidez del sistema financiero.

Cumplimiento de la normativa AML

Para combatir eficazmente los delitos financieros y garantizar el cumplimiento normativo, las empresas deben implementar procedimientos sólidos de diligencia debida con respecto al cliente (DDC). La DDC es una parte integral de los esfuerzos de cumplimiento contra el lavado de dinero (AML), con el objetivo de identificar y mitigar los riesgos asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Exploremos los requisitos legales para DDC y el papel que desempeña en el cumplimiento de AML.

Requisitos legales para DDC

Las instituciones financieras tienen el mandato de establecer y mantener procedimientos escritos de DDC que sean apropiados para el tamaño y el tipo de clientes de la institución, como parte de su programa de cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario / Antilavado de Dinero (BSA / AML). Estos procedimientos deben alinearse con las regulaciones y directrices aplicables, al tiempo que se adaptan al perfil de riesgo específico de la institución, la base de clientes y los productos y servicios ofrecidos.

Los procedimientos de DDC deben garantizar una comprensión profunda del perfil del cliente, incluidas sus operaciones comerciales, productos y servicios, y sus clientes (FFIEC). También deben incluir procedimientos basados en el riesgo para llevar a cabo una supervisión continua a fin de identificar y notificar transacciones sospechosas y, sobre la base del riesgo, mantener y actualizar la información de los clientes. Al cumplir con estos requisitos legales, las instituciones financieras pueden ayudar a garantizar el cumplimiento de las regulaciones AML y contribuir a la seguridad y solidez general del sistema financiero (FFIEC).

Papel de la DDC en el cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales (AML)

Los procedimientos de diligencia debida del cliente desempeñan un papel fundamental para ayudar a las instituciones financieras a identificar y mitigar el posible lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y otras actividades financieras ilícitas (FFIEC). Al llevar a cabo una DDC exhaustiva, las instituciones pueden obtener una comprensión clara de los perfiles de sus clientes, el comportamiento financiero y el nivel de riesgo que pueden presentar. Este conocimiento les permite tomar decisiones informadas, detectar actividades sospechosas y tomar las medidas adecuadas para prevenir delitos financieros (ComplyAdvantage).

Los procedimientos de DDC ayudan a las instituciones financieras a gestionar los riesgos relacionados con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. Se aseguran de que las instituciones tengan una comprensión integral de sus clientes, incluidas sus identidades, actividades comerciales y comportamiento financiero. Al establecer las identidades de los clientes y evaluar los niveles de riesgo, las instituciones financieras pueden identificar y abordar de manera efectiva posibles actividades delictivas y cumplir con las regulaciones AML.

En resumen, cumplir con las regulaciones AML a través de procedimientos sólidos de DDC es esencial para que las instituciones financieras prevengan delitos financieros, cumplan con los requisitos regulatorios y salvaguarden la integridad del sistema financiero. Al establecer procesos integrales de DDC y actualizarlos continuamente para adaptarse a la evolución de las regulaciones y los riesgos, las instituciones pueden mitigar los riesgos potenciales asociados con el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, garantizando un entorno financiero más seguro.

Implementación de procesos efectivos de DDC

Para garantizar el cumplimiento de los requisitos de DDC y mitigar los riesgos asociados con el lavado de dinero y otros delitos financieros, las instituciones financieras y otras entidades obligadas deben implementar procesos efectivos de Debida Diligencia del Cliente (DDC). Esto implica establecer las identidades de los clientes y evaluar sus niveles de riesgo. Exploremos estos dos pasos clave con más detalle.

Establecimiento de identidades de clientes

Establecer la identidad de los clientes es un aspecto fundamental de la DDC. Las instituciones financieras y las entidades obligadas deben recopilar información de identificación de los clientes para verificar su identidad y evaluar el nivel de riesgo penal que pueden presentar. Esta información suele incluir el nombre, la dirección, los datos de contacto y la información comercial del cliente. Para verificar esta información, se pueden utilizar documentos oficiales como licencias de conducir, pasaportes, facturas de servicios públicos y documentos de incorporación (ComplyAdvantage).

El proceso de establecer las identidades de los clientes implica una documentación exhaustiva y el mantenimiento de registros. Es esencial mantener registros precisos y actualizados de la información del cliente para cumplir con los requisitos reglamentarios y facilitar el monitoreo continuo. La documentación sólida de DDC ayuda a las instituciones a demostrar el cumplimiento y ayuda en la detección y prevención de actividades fraudulentas.

Evaluación de los niveles de riesgo del cliente

La evaluación del nivel de riesgo de los clientes es otro aspecto crítico de los procesos efectivos de DDC. Bajo un enfoque de cumplimiento basado en el riesgo, las empresas implementan diferentes niveles de diligencia debida en función del riesgo evaluado de cada cliente. Esto permite una asignación eficiente de los recursos y la priorización de los esfuerzos.

Para evaluar los niveles de riesgo de los clientes, las instituciones financieras y las entidades obligadas tienen en cuenta varios factores, como el perfil del cliente, las actividades comerciales, las ubicaciones geográficas y los patrones de transacción. Al realizar evaluaciones de riesgos exhaustivas, las organizaciones pueden identificar posibles señales de alerta y abordar rápidamente cualquier actividad sospechosa. Este enfoque basado en el riesgo permite una aplicación más específica y eficaz de las medidas de cumplimiento.

En el caso de los clientes de alto riesgo, como las personas políticamente expuestas (PEP) y las personas sujetas a sanciones económicas, puede ser necesaria una diligencia debida reforzada (EDD). El EDD implica un escrutinio y monitoreo adicionales para mitigar los mayores riesgos asociados con estas personas. La implementación de directrices y políticas de DDC adecuadas ayuda a las organizaciones a establecer marcos de evaluación de riesgos coherentes y a garantizar el cumplimiento de los requisitos normativos.

Al establecer las identidades de los clientes y evaluar sus niveles de riesgo, las empresas pueden implementar procesos efectivos de DDC que se alineen con las expectativas regulatorias y mitiguen los riesgos de lavado de dinero y delitos financieros. Es crucial que las organizaciones se mantengan al día con la evolución de las regulaciones y las mejores prácticas de la industria para adaptar sus procesos de DDC en consecuencia. Además, proporcionar capacitación sobre DDC a los empleados involucrados en el proceso ayuda a mantener una sólida cultura de cumplimiento en toda la organización.

Debida Diligencia Reforzada (EDD, por sus siglas en inglés) para clientes de alto riesgo

Cuando se trata de procedimientos de diligencia debida del cliente (DDC), la diligencia debida reforzada (EDD) desempeña un papel crucial en la identificación y mitigación de los riesgos asociados con los clientes de alto riesgo. Estos clientes, como las personas políticamente expuestas (PEP) y las personas sujetas a sanciones económicas, requieren un escrutinio adicional para garantizar el cumplimiento de las regulaciones contra el lavado de dinero (AML) y proteger a las instituciones financieras de posibles actividades ilícitas.

Identificación de Personas Expuestas Políticamente (PEP)

Las personas políticamente expuestas (PEP, por sus siglas en inglés) son personas que ocupan cargos públicos prominentes o tienen asociaciones cercanas con dichas personas. Estos puestos pueden incluir funcionarios gubernamentales, políticos de alto rango o ejecutivos de empresas estatales. Las PEP se consideran clientes de alto riesgo debido a su posible susceptibilidad a la corrupción o a su participación en actividades de blanqueo de capitales.

Para identificar las PEP, las instituciones financieras deben implementar procesos de selección sólidos que impliquen la búsqueda en bases de datos internas y externas de información sobre las personas que ocupan o han ocupado anteriormente dichos puestos. Además, se pueden utilizar servicios de terceros para mejorar la precisión y la eficiencia de la identificación de PEP. La implementación de medidas efectivas de identificación de PEP es crucial para garantizar el cumplimiento de las regulaciones AML y mitigar los riesgos potenciales.

Trato con clientes sometidos a sanciones económicas

Los clientes que están sujetos a sanciones económicas representan riesgos significativos para las instituciones financieras. Estas sanciones son impuestas por organismos reguladores o agencias gubernamentales para restringir las transacciones financieras y las actividades comerciales con individuos, entidades o países involucrados en actividades ilegales o prohibidas. El incumplimiento de estas sanciones puede dar lugar a graves sanciones y daños a la reputación de las instituciones financieras.

Para mitigar los riesgos asociados con los clientes sometidos a sanciones económicas, las instituciones financieras deben establecer procesos sólidos para identificar y monitorear a las personas o entidades sancionadas. Esto implica el cotejo de la información de los clientes con las listas de sanciones emitidas por el gobierno y la implementación de mecanismos de monitoreo continuos para garantizar el cumplimiento de los regímenes de sanciones en evolución.

Las instituciones financieras también deben considerar la posibilidad de aprovechar las soluciones tecnológicas que permiten sistemas de monitoreo y alerta en tiempo real para identificar rápidamente cualquier violación o cambio en las listas de sanciones. Al implementar medidas estrictas y mantenerse actualizadas con las últimas listas de sanciones, las instituciones financieras pueden gestionar eficazmente los riesgos asociados con los clientes de alto riesgo.

Al implementar procedimientos mejorados de diligencia debida (EDD, por sus siglas en inglés) para clientes de alto riesgo, las instituciones financieras pueden fortalecer sus esfuerzos de cumplimiento de AML y minimizar el potencial de actividades ilícitas. La identificación de las PEP y el trato eficaz con los clientes sometidos a sanciones económicas son pasos cruciales para salvaguardar la integridad del sistema financiero y proteger a las instituciones de los riesgos regulatorios y de reputación.

Para obtener más información sobre los procedimientos efectivos de DDC, puede consultar nuestros artículos sobre los requisitos de DDC, la documentación de DDC y las pautas de DDC.

Mantenimiento de registros y cumplimiento normativo

Cuando se trata de procedimientos de diligencia debida del cliente (DDC), mantener registros precisos y garantizar el cumplimiento normativo son de suma importancia. El mantenimiento adecuado de registros no solo ayuda a rastrear la información del cliente, sino que también desempeña un papel crucial en la mitigación de riesgos y el cumplimiento de las regulaciones contra el lavado de dinero (AML).

Mantenimiento de la documentación de DDC

Por lo general, las instituciones financieras y otras entidades reguladas deben mantener registros de la información recopilada durante el proceso de DDC durante un período específico, generalmente al menos cinco años. Estos registros incluyen copias de documentos de identificación como licencias de conducir, pasaportes, certificados de nacimiento y documentación comercial (ComplyAdvantage). Los requisitos precisos de mantenimiento de registros pueden variar según la jurisdicción y las regulaciones específicas de la industria.

Al conservar una documentación completa, las empresas pueden demostrar su cumplimiento de los requisitos de DDC y facilitar las auditorías o exámenes reglamentarios. El mantenimiento de registros sólidos garantiza que la información sea fácilmente accesible y se pueda producir a pedido. Es vital establecer sistemas y procesos que almacenen y organicen de forma segura la documentación de DDC, teniendo en cuenta los requisitos de privacidad y protección de datos.

Adaptación a los requisitos normativos

Los requisitos normativos relacionados con la DDC están sujetos a cambios, y las empresas deben permanecer atentas para mantenerse al tanto de la evolución de la normativa. Se espera que las instituciones financieras, en particular, establezcan y mantengan procedimientos escritos de DDC como parte de su programa de cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario/Antilavado de Dinero (BSA/AML) (FFIEC). Estos procedimientos deben ser apropiados para el tamaño, el tipo de cliente y el perfil de riesgo de la institución.

Para adaptarse a los requisitos normativos, las empresas deben revisar periódicamente su política y procedimientos de DDC , asegurándose de que se alinean con las normativas y directrices aplicables. Es esencial adaptar los procesos de DDC para que se ajusten al perfil de riesgo específico, la base de clientes y los productos y servicios ofrecidos por la institución (FFIEC). Esta evaluación continua ayuda a garantizar que los procedimientos de DDC sigan siendo eficaces para identificar y mitigar posibles actividades de lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y otras actividades financieras ilícitas.

Además del cumplimiento normativo, las empresas deben considerar la implementación de programas de capacitación adecuados para CDD para los empleados involucrados en el proceso. Esto garantiza que los miembros del personal comprendan la importancia de los procedimientos de DDC, estén familiarizados con los requisitos reglamentarios y posean las habilidades necesarias para llevar a cabo la DDC de manera efectiva.

Al mantener registros precisos y adaptarse a los requisitos reglamentarios, las empresas demuestran su compromiso con los sólidos procedimientos de DDC y contribuyen a la seguridad y solidez general del sistema financiero. La implementación efectiva de prácticas de DDC ayuda a identificar y mitigar riesgos potenciales, salvaguardar la reputación de la institución y cumplir con las regulaciones AML.

Lecciones de las fallas de cumplimiento

El examen de ejemplos reales de fallas de cumplimiento puede proporcionar información valiosa sobre las consecuencias de los procedimientos inadecuados de diligencia debida del cliente (DDC). Un caso de estudio notable es el escándalo de Credit Suisse, que sirve como recordatorio de la importancia de implementar procesos sólidos de DDC.

Caso de estudio: Escándalo de Credit Suisse

Credit Suisse, una institución financiera global, se enfrentó a graves repercusiones debido a sus deficientes procedimientos de DDC. El banco permitió actividades delictivas, como el tráfico de drogas y abusos contra los derechos humanos, al permitir que se abrieran cuentas sin la debida identificación (Totalmente Verificado). Este escándalo resultó en una multa significativa de más de $ 1 mil millones en 2018 por violar la Ley de Secreto Bancario y otras leyes.

La falla en los procedimientos de DDC en Credit Suisse permitió que el banco administrara cuentas de personas políticamente expuestas (PEP), entidades sancionadas y otros clientes de alto riesgo involucrados en actividades ilícitas. A pesar de que el banco conocía la naturaleza ilícita de las transacciones, se mantuvieron cuentas para personas de territorios sancionados como Irán y Siria debido a las deficientes medidas de DDC.

Consecuencias de los procedimientos inadecuados de DDC

Las consecuencias de los procedimientos inadecuados de DDC pueden ser graves para las instituciones financieras. En el caso de Credit Suisse, el banco se enfrentó a importantes sanciones financieras y daños a su reputación. El escándalo puso de relieve la necesidad de estrictos procesos de diligencia debida para mitigar los riesgos de blanqueo de capitales y prevenir la participación en actividades ilícitas.

Como resultado de los incumplimientos, Credit Suisse se embarcó en un programa de remediación en todo el banco para mejorar sus procedimientos contra el lavado de dinero (AML) y conocimiento del cliente (KYC). Esto implicó mejorar el monitoreo de las transacciones, garantizar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios y fortalecer las medidas de DDC para prevenir futuras infracciones.

El escándalo de Credit Suisse sirve como un duro recordatorio para las instituciones financieras de las repercusiones de los procedimientos inadecuados de DDC. Destaca la importancia de implementar procesos sólidos de DDC, incluida la identificación exhaustiva de los clientes y el monitoreo continuo, para mitigar el riesgo de participación en actividades ilícitas y garantizar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios.

Al aprender de tales fallas de cumplimiento, las organizaciones pueden mejorar sus procedimientos de DDC, fortalecer sus estrategias de mitigación de riesgos y priorizar la integridad de sus operaciones. La DDC sigue siendo un componente fundamental del cumplimiento de la normativa contra el blanqueo de capitales, ya que permite a las instituciones financieras protegerse a sí mismas y al sistema financiero mundial de los riesgos asociados al blanqueo de capitales y otras actividades ilícitas.

DDC en otros contextos

Si bien el término «DDC» se refiere principalmente a la diligencia debida del cliente en el ámbito de las instituciones financieras y el cumplimiento contra el lavado de dinero, vale la pena mencionar que la DDC también puede tener otros significados en diferentes contextos. Dos ejemplos notables son los Distritos de Desarrollo Comunitario (CDD, por sus siglas en inglés) en Florida y los CDD relacionados con la planificación y el financiamiento de las comunidades.

Distritos de Desarrollo Comunitario (CDD) en Florida

En el estado de Florida, los Distritos de Desarrollo Comunitario (CDD, por sus siglas en inglés) son entidades gubernamentales locales especializadas que se crean para proporcionar infraestructura esencial y servicios públicos a nuevas comunidades (CFM CDD, por sus siglas en inglés). Por lo general, estos distritos se establecen para financiar y administrar el desarrollo y mantenimiento de infraestructura como carreteras, sistemas de agua, sistemas de alcantarillado e instalaciones recreativas dentro de la comunidad.

Los DDC en Florida tienen la autoridad de emitir bonos exentos de impuestos para financiar sus proyectos y servicios de infraestructura. Estos bonos se pagan a través de gravámenes impuestos a las propiedades dentro del distrito. Las DDPCs desempeñan un papel crucial en la planificación, el desarrollo y el mantenimiento de las comunidades, asegurando que cuenten con la infraestructura y los servicios necesarios para apoyar a sus residentes.

DDC: Planificación y Financiamiento para Comunidades

En un contexto más amplio de planificación y financiación, las DDC pueden referirse a mecanismos utilizados para facilitar el desarrollo y la gestión de las comunidades en diversos lugares. Estos DDC se enfocan en la planificación estratégica y los aspectos financieros del desarrollo comunitario, con el objetivo de crear vecindarios bien diseñados y funcionales.

Los DDC que participan en la planificación y el financiamiento de la comunidad generalmente colaboran con los desarrolladores, los gobiernos locales y otras partes interesadas para determinar la infraestructura y los servicios necesarios para una comunidad. Pueden establecer mecanismos de financiación, como tasas de impacto o evaluaciones especiales, para financiar el desarrollo y el mantenimiento de instalaciones y servicios comunitarios esenciales.

Al implementar estrategias efectivas de planificación y financiamiento, las DDC pueden ayudar a crear comunidades sostenibles y vibrantes que satisfagan las necesidades de sus residentes.

Si bien el término «DDC» puede tener diferentes significados según el contexto, es importante diferenciarlos para evitar confusiones. En el contexto de la lucha contra el blanqueo de capitales y las instituciones financieras, la diligencia debida del cliente (DDC) se refiere al proceso de verificación de la identidad de los clientes y la evaluación de los riesgos asociados. Para obtener más información sobre la DDC en la industria financiera, puede consultar nuestras secciones anteriores sobre los procedimientos de DDC y la DDC en las instituciones financieras.