Fuentes legales de financiación del terrorismo

We empower Anti-Financial Crime and Corporate Risk Management Professionals

  • Home
  • /
  • Blog
  • /
  • Fuentes legales de financiación del terrorismo
1 31

Veamos las distintas fuentes legales de financiación del terrorismo. Es difícil separar las fuentes de financiación terroristas de las delictivas. Ambas están estrechamente vinculadas, ya que, como hemos mencionado anteriormente, es habitual que los terroristas financien sus operaciones con actividades delictivas. Hay delitos comunes a los que se recurre que podrían considerarse «actividad terrorista».

¿Cuáles son las fuentes legales de financiación del terrorismo?

Los terroristas se financian tanto de fuentes legales como ilegales. Ejemplos de fuentes legales son los patrocinadores estatales y/o las organizaciones benéficas. Las fuentes ilegales de financiación de la actividad terrorista incluyen la colaboración con sindicatos criminales. El dinero canalizado a través de fuentes legales es dinero «limpio» cuando se utiliza para preparar o llevar a cabo los atentados terroristas y sólo se convierte en «sucio» cuando se utiliza por motivos terroristas.

Es un error común pensar que todas las fuentes de financiación de los sindicatos terroristas son ilegales. Sin embargo, como hemos señalado anteriormente, existen fuentes legales de financiación del terrorismo que provienen de actividades legales. Estas actividades se realizan principalmente a través de la diáspora, las organizaciones benéficas y las empresas.

Por ejemplo, la Comisión del 11-S informó de que la mayoría de los facilitadores que participaron en la recaudación, transferencia y almacenamiento de los fondos que utilizó Al Qaeda eran donantes procedentes principalmente de la región del Golfo, aunque había otros donantes de todo el mundo. Las organizaciones benéficas y empresas legales fueron utilizadas por individuos y grupos para crear una importante red financiera utilizada para apoyar las actividades terroristas.

Fuentes Legales De FinanciacióN Del Terrorismo

Analicemos con más detalle cinco fuentes legales de financiación del terrorismo:

Patrocinadores estatales

Los Estados patrocinadores son países cuyos gobiernos están directamente implicados en el patrocinio de grupos terroristas. Afganistán y Sudán son ejemplos de países incluidos en la lista de Estados patrocinadores de grupos terroristas. Por ejemplo, la mayoría de los bancos y empresas utilizados para las operaciones de Al Qaeda bajo la dirección de Osama Bin Laden estaban en Jartum (Sudán). Entre estos bancos se encuentran Al Themar Al Mubaraka, Islamic Bank Al Shama, Taba Investment Co. Ltd, Ladin International, Faisal Islamic Bank y Al Qudarat. Entre las empresas controladas por Al Qaeda situadas en África figuraban una empresa de construcción sudanesa, Al Hiraj, el holding Wasi al AQuq, barcos camaroneros situados en Kenia y una granja de avestruces. Los Estados patrocinadores, en este caso Sudán y Afganistán, prestaron apoyo, incluida la asistencia financiera, en la adquisición y tenencia de las empresas.

Particulares y empresas

Según los expedientes de los tribunales federales del Departamento de Justicia de Estados Unidos y los informes de la Oficina Central de Inteligencia (CIA), los donantes individuales de las organizaciones benéficas islámicas también realizan importantes donaciones para actividades terroristas. Saleh Al Rajhi y los miembros de su familia, por ejemplo, se encuentran entre los mayores donantes privados de financiación del terrorismo orientada a apoyar la actividad terrorista en distintas partes del mundo. Según un holding de fondos, Al Rajhi donó aproximadamente 50 millones de dólares dentro de Arabia Saudí y 12 millones de dólares a otros países, como los territorios palestinos, Chechenia y Kosovo, para ayudar a los musulmanes asediados y seguir financiando la «instrucción islámica».

En Estados Unidos, una empresa de capital privado de Boston que gestiona grandes sumas de dinero para inversores musulmanes de Oriente Medio y Europa está vinculada a un grupo inversor suizo y es sospechosa de participar en la financiación de extremistas islámicos.

Otros financiadores de grupos terroristas que figuran en la lista son particulares y empresas donantes.

Comunidades étnicas y financiación religiosa

En el mundo musulmán, la financiación religiosa es un aspecto importante de su práctica. Las organizaciones benéficas son una parte importante de la ley y la tradición musulmanas. Por ejemplo, el «impuesto coránico» implica las ofrendas de los ricos a los pobres. El Corán ordena a los musulmanes ricos que apoyen a los pobres de sus comunidades. Al-Qaeda, en su apogeo, aprovechó estas convenciones clave y siguió recaudando fondos para sus actividades terroristas a través de cajas de recaudación colocadas en centros islámicos y mezquitas.

La red de mezquitas también sigue proporcionando un importante apoyo financiero a la Yihad. En varias ocasiones, ha actuado como el principal vehículo a través del cual los países, los grupos armados, las organizaciones islamistas y los patrocinadores estatales de la cáscara se vinculan y hacen negocios entre sí.

Organizaciones benéficas

En la mayoría de los países, las donaciones a organizaciones benéficas y no gubernamentales (u ONG) son legales. Los problemas sólo surgen cuando algunos o todos los objetivos de una organización no gubernamental no son legales, o la ONG está vinculada al desvío de fondos para financiar actividades ilegales. Los sindicatos terroristas se han aprovechado durante mucho tiempo de las organizaciones benéficas para movilizar fondos para llevar a cabo sus operaciones. Enaam Arnaout es un caso clásico de interrelación entre caridad y terrorismo.

Arnaout trabajaba en Maktab al Khidamat, una organización dirigida por Osama Bin Laden y el jeque Abdullah Azaamm, con el objetivo principal de ofrecer apoyo logístico a los muyahidines (guerreros santos) que luchaban contra la Unión Soviética en Afganistán. También hay varias organizaciones benéficas situadas en el sudeste asiático que estaban asociadas a Mohamed Jamal Khalifa, cuñado de Osama Bin Laden. Khalifa dirigió la Organización Internacional de Ayuda Islámica (o IIRO), una organización benéfica saudí. Las investigaciones han señalado que, en varias ocasiones, la organización fue utilizada para apoyar operaciones terroristas locales en el Sudeste Asiático.

Se calcula que entre el 15 y el 20 por ciento de los fondos de caridad canalizados a los fondos de caridad islámicos se desvían a actividades islámicas como la financiación de Jemaah Islamiyah.

Entidades jurídicas

Hay muchos casos en los que los sindicatos terroristas forman empresas legales como fachada, pero el objetivo principal de la empresa no es obtener ingresos. Más bien, el objetivo de la empresa es servir de tapadera para actividades ilegales que incluyen, entre otras cosas, el reclutamiento y la contratación de personas para que trabajen para la organización terrorista.

Entre los ejemplos de estas empresas del grupo Al Qaeda se encuentran:

  • «Wadi al Aqiq»: una sociedad de cartera;
  • «Al Hiraj»: una empresa de construcción sudanesa;
  • Barcos camaroneros; y
  • Una granja de avestruces en Kenia.

En Oriente Medio, Al Qaeda tiene grandes explotaciones agrícolas en Tayikistán, grandes extensiones de bosques en Turquía y participa en el Banco Islámico As-Shamir. Los miembros de Al Qaeda son propietarios de bancos, empresas de capital riesgo, holdings y empresas de importación y exportación. En Europa, por ejemplo, su cartera incluye propiedades inmobiliarias en la Riviera francesa, Londres y París; equipamiento hospitalario en Suecia; industrias del papel y la madera en Noruega; y empresas comerciales de carne de vacuno y productos lácteos en Dinamarca.

Los grupos terroristas utilizan una sofisticada red de bancos ficticios, empresas ficticias y fideicomisos en paraísos fiscales para ocultar sus activos y proteger la identidad de los individuos que hacen contribuciones financieras. Consideremos de nuevo el caso de Al Qaeda, «Al-Shamal Islamic Bank», con sede en Jartum, que Osama Bin Laden utilizaba como banco corresponsal. Se crearon varias cuentas en moneda extranjera pertenecientes a diferentes empresas asociadas a Osama bin Laden. El Banco Islámico Al Shama fue capaz de mantener estrechas relaciones con varios bancos de renombre en todo el mundo, como el City Bank, y de este modo, Al Qaeda pudo mover rápidamente el dinero por todo el mundo sin impedimentos.

Los especialistas han estudiado cómo los grupos terroristas y sus simpatizantes utilizan los fideicomisos para transferir grandes sumas de dinero. Por ejemplo, una empresa denominada «BMI» declaró una inversión de 3,7 millones de dólares en Nueva Jersey. Entre los mayores inversores se encontraba Yasin al-Qadi, un empresario afincado en Jeddah (Arabia Saudí), considerado por las autoridades de Estados Unidos como miembro principal de una red mundial que financia el terrorismo y causas islámicas como la educación religiosa. Moussa Abu Marzuq fue también otro de los principales inversores de la empresa.

Reflexiones finales

El terrorismo no tiene una definición específica en el derecho internacional. En retrospectiva, la comunidad internacional no puede sentarse y esperar a que se desarrolle dicha definición antes de tomar medidas para criminalizar todas las acciones que constituyen el delito de financiación del terrorismo. Esencialmente, porque los diversos actos que se consideran constitutivos de un acto de terrorismo están comúnmente acordados, incluso sin una definición en el ámbito del derecho penal, ya sea nacional o internacional. Esto, en nuestra opinión, proporciona una base para que los respectivos países procedan al establecimiento de un régimen jurídico competente para hacer frente a la amenaza en su totalidad.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}