¿Qué es el fraude y su alcance?

We empower Anti-Financial Crime and Corporate Risk Management Professionals

  • Home
  • /
  • Blog
  • /
  • ¿Qué es el fraude y su alcance?
1 50

¿Qué es el fraude y su alcance? El término «fraude» suele incluir actividades como el robo, la corrupción, la malversación, el blanqueo de dinero, el soborno, el uso de información privilegiada y la extorsión. Todas las actividades fraudulentas son ilegales, y la persona o personas involucradas en estas actividades son catalogadas como delincuentes. En otras palabras, utilizar el engaño para obtener deshonestamente un beneficio personal para uno mismo y/o crear una pérdida para otro es un fraude.

¿Qué Es El Fraude Y Su Alcance?

¿Qué es el fraude y su alcance?

Los expertos afirman que «el fraude no es una posibilidad; es una realidad», ya que las empresas y los negocios se enfrentan siempre a varios incidentes sospechosos de forma más o menos permanente.

El fraude suele ser un acto intencionado o una serie de actos perpetrados por seres humanos que utilizan el engaño y la astucia mediante dos tipos de tergiversaciones: la sugerencia de falsedad o la supresión de la verdad.

La responsabilidad principal de la dirección es establecer sistemas y controles para prevenir o detectar fraudes, errores y deficiencias en los controles internos. El departamento de auditoría interna puede entonces supervisar estos sistemas y controles. La dirección también puede requerir que una auditoría interna revise específicamente la exposición de la entidad a errores o fraudes, o que realice una investigación especial para examinar las sospechas de error o fraude.

Aunque el fraude es frecuente en organizaciones de todos los tamaños y en todos los sectores y lugares, las investigaciones muestran que ciertas empresas están expuestas a mayores niveles de riesgo de fraude que otras, como los bancos, las empresas de servicios monetarios, las empresas de transferencia de dinero, las empresas de fabricación, etc. El entorno de control debe ajustarse al grado de exposición al riesgo de fraude.

Ejemplos de actividades fraudulentas

Los ejemplos más comunes de actividades fraudulentas, que son llevadas a cabo por los empleados o personas de las organizaciones son:

Falsificación:

La falsificación es uno de los ejemplos de incidentes de fraude o tipos de fraude que pueden tener consecuencias financieras importantes y extremas para la organización. El uso de nuevas tecnologías por parte de los estafadores les permite falsificar y producir materiales y envases de aspecto realista para engañar a los comerciantes legítimos, incluidos los mayoristas y minoristas.

La falsificación se considera una actividad comercial lucrativa para el defraudador, que ofrece enormes vías y posibilidades de obtener grandes beneficios comerciales mediante la utilización de la tecnología. Es un problema que afecta a muchas industrias, como la farmacéutica, la de productos eléctricos y la de la moda. Sin embargo, a menudo son muchas las víctimas afectadas por este tipo de fraude, no sólo la empresa que ha sido engañada o cuya marca ha sido explotada.

Robo de planta:

Los empleados o el personal de la empresa pueden estar implicados en el robo de la planta y los activos. Los empleados suelen aprovechar el acceso a las plantas y a los activos y los roban para obtener beneficios económicos o dinero. El robo de la planta y de los activos propiedad de la empresa se considera un fraude.

Inventario o efectivo:

Los empleados o el personal de la empresa pueden estar implicados en el robo de los artículos del inventario o del efectivo. Los empleados suelen aprovechar el acceso a las existencias y al dinero en efectivo y los roban para obtener beneficios financieros en forma de disponibilidad inmediata de efectivo.

El robo de las existencias y del dinero en efectivo se considera una actividad fraudulenta. Los casos de robo de inventarios se producen en empresas u organizaciones que se dedican a la fabricación de bienes, y el robo de dinero en efectivo suele producirse en bancos o instituciones donde el acceso a la tenencia de efectivo es habitual para el personal autorizado.

Facturación falsa:

Los empleados de la empresa utilizan métodos de facturación falsos para realizar pagos erróneos o excesivos a personas ajenas o proveedores. Estos vendedores pueden estar involucrados con los empleados de la empresa para cometer fraudes. A través de la facturación falsa, se liberan los pagos erróneos a los proveedores, que a su vez proporcionan beneficios financieros a los empleados afectados de la empresa que realizó la facturación falsa.

También hay situaciones en las que se realizan pagos falsos a los vendedores o proveedores de los que son propietarios los propios empleados de la empresa.

Por ejemplo, el Sr. A de la empresa ABC puede estar implicado en una facturación falsa, en la que realizó varios pagos falsos al proveedor de artículos de papelería, que es propiedad del propio Sr. A.

Blanqueo de dinero:

Los delincuentes transfieren sus fondos ilegales de un lugar a otro mediante el uso del sistema financiero de un país, como los canales bancarios. La transferencia de dinero ilegal puede ser para apoyar a otros delincuentes en otras jurisdicciones o países.

Las actividades de blanqueo de capitales se consideran actividades fraudulentas e ilegales. Diferentes tipos de organizaciones están expuestas a los riesgos del blanqueo de capitales, como los bancos, los proveedores de servicios de pago, las organizaciones de transferencia de dinero, las inmobiliarias, el mercado de valores, etc.

Fraude en las nóminas:

El fraude en las nóminas está relacionado con el concepto de «empleados fantasmas». Las empresas o los empleados cometen este tipo de fraudes para transferir los fondos de la empresa a nombre de empleados que no son los verdaderos empleados de la empresa o que no están contratados. El fraude en las nóminas implica la realización de nóminas mensuales y el pago de salarios a los empleados que no están en la nómina de la empresa.

Este tipo de fraude es habitual en organizaciones muy grandes, que cuentan con miles de empleados en varias ciudades del país. El fraude en las nóminas lo planifica y realiza el departamento de recursos humanos de la organización o empresa.

En las organizaciones o empresas de tamaño medio, este tipo de fraude puede ser realizado por el personal de finanzas autorizado a gestionar y ejecutar los desembolsos mensuales de nóminas o salarios.

¿Quién comete el fraude?

En una organización, el fraude lo cometen los empleados que ocupan puestos de autoridad o los que tienen la posibilidad de anular el sistema de control interno. Cometer un fraude puede ser intencionado o no.

Normalmente, los casos de fraude son intencionados porque cometer un fraude requiere algún tipo de planificación y comprensión de los procesos de la organización.

El fraude no intencionado también puede cometerse cuando los empleados violan el sistema de control interno por error, causando pérdidas financieras o de reputación a la organización. Por ejemplo, un empleado que trabaje en la planta puede desconocer el proceso de eliminación de material de desecho, en el que la chatarra o el material de desecho deben ser autorizados antes de su eliminación. Si el empleado se deshace de los residuos o la chatarra sin conocer el requisito de autorización, entonces ha cometido un fraude involuntario.

Costes del fraude

El fraude lleva asociado un coste que va más allá del valor monetario. El coste del fraude incluye los costes de reputación, operativos y normativos. Las empresas y los negocios se enfrentan a costes duros y blandos asociados al fraude.

Los costes duros se consideran un coste cuantificable que puede incluir la pérdida de bienes y/o servicios de los consumidores y/o la pérdida de ventas de los comerciantes.

Los costes indirectos no son fáciles de medir y pueden incluir impactos en la reputación del consumidor, impactos operativos y normativos para la empresa y los proveedores, como los comerciantes.

Medición de los costes del fraude y los errores

Para llevar a cabo los asuntos empresariales, las organizaciones y empresas realizan análisis de costes y preparan presupuestos de costes, que forman parte del presupuesto global de la empresa.

Tipos de costes

Las empresas conocen sus estructuras de costes, que incluyen varios tipos de costes, como:

  • los costes de personal,
  • gastos de alojamiento,
  • los costes de los servicios públicos,
  • costes de adquisición
  • costes salariales
  • seguridad y administración, etc.

La gestión de estos costes requiere un análisis detallado a la hora de estimar los costes futuros para mejorar la eficiencia del negocio y las operaciones.

El proceso de estimación de los costes empresariales y operativos incluye la evaluación de los incidentes de fraude previstos y los costes relacionados. Las estimaciones de los costes del fraude y de los errores pueden mostrar importes significativos, que, si no se abordan adecuadamente, pueden provocar pérdidas financieras a la empresa y un aumento significativo de las posibilidades de pérdidas de reputación y reglamentarias.

La falta de estimación del coste del fraude por parte de las empresas puede deberse a la negación del hecho de que el fraude pueda producirse en el futuro, ya que no se identificaron ni comunicaron tales casos en el pasado. Esta predicción poco realista por parte de cualquier empresa puede hacer que no se contabilice el coste del fraude en las estimaciones de costes de las operaciones comerciales, lo que puede dar lugar a importantes pérdidas financieras.

Un coste sólo puede ser reducido por la empresa si se mide con precisión o de forma razonable; por lo tanto, estimar el coste del fraude es necesario para cualquier negocio o empresa para asegurar que se toman las medidas adecuadas para reducir los impactos de que se produzca el fraude.

Cuando una empresa conoce el alcance de las posibles pérdidas por fraude, se encuentra en una mejor posición para gestionar esos posibles costes de fraude para garantizar el mantenimiento de la salud financiera y la estabilidad de la empresa o negocio.

Reflexiones finales

El fraude es la ocultación intencionada de información importante o el suministro de declaraciones falsas a otra parte con el fin de obtener algo que no se habría proporcionado sin el engaño.

El autor del fraude suele conocer información que la víctima prevista no conoce, lo que le permite engañar a la víctima. En el fondo, un defraudador se aprovecha de la asimetría de la información; concretamente, el coste de los recursos para revisar y verificar esa información puede ser lo suficientemente importante como para desincentivar la inversión total en la prevención del fraude.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}