fbpx

Recogida de pruebas

Posted in Gestión del riesgo de fraude on abril 16, 2024
1 62

Por pruebas se entiende toda la información o los datos utilizados para comprender los hechos e investigar el incidente de fraude. La recopilación de pruebas es una de las partes más importantes de la identificación e investigación del fraude. Este artículo trata de la «recopilación de pruebas» contra el fraude.

Recogida y gestión de pruebas

El equipo de investigación del fraude trabaja según los programas de investigación definidos. El objetivo es obtener pruebas suficientes y adecuadas en relación con los incidentes de fraude. El equipo explora diferentes fuentes para reunir pruebas, como entrevistas directas con los sospechosos, entrevistas a colegas del sospechoso, observación del comportamiento del empleado o del sospechoso, recorridos por las transacciones y los sistemas, confirmaciones de terceros, controles físicos o recuento de activos físicos.

En el proceso de recopilación de información y pruebas, hay que asegurarse de que la investigación del caso no sea muy complicada. El enfoque correcto y la selección de las fuentes de pruebas adecuadas hacen que el proceso de investigación sea lógico y esté orientado a los resultados.

Todas las pruebas recogidas de diferentes fuentes y a través de diferentes técnicas deben ser registradas adecuadamente de una manera lógica las pruebas deben ser corroboradas entre sí. Por lo tanto, la presentación y el registro de las pruebas son una parte importante de todo el proceso de investigación.

Recogida De Pruebas

Pruebas directas y pruebas circunstanciales

Las pruebas directas relacionadas con el fraude son las que recoge el equipo de investigación del fraude o los expertos directamente al realizar los procedimientos de investigación, como la información obtenida al entrevistar al sospechoso o la observación del comportamiento de los empleados durante algún tiempo.

Las pruebas directas se consideran más valiosas porque son obtenidas directamente por los expertos gracias a una planificación adecuada y a la aproximación directa a las pruebas. Existe la posibilidad de que se obtengan pruebas directas sin realizar ningún procedimiento específico de recogida de pruebas, como por ejemplo que el cliente o la empresa proporcionen información sobre el fraude contra el empleado o que el sospechoso se entregue ante el fraude equipo de investigación y proporcionar toda la información pertinente. Esto ocurre cuando la persona que ha cometido el fraude siente miedo al castigo que se le puede imponer al probar el fraude.

Pruebas electrónicas y en papel

En el entorno digital actual, las empresas y organizaciones mantienen la pista de auditoría en forma de registros electrónicos mediante el uso de ordenadores personales y otros dispositivos electrónicos como las PDA. En el entorno electrónico, el equipo de investigación del fraude o los expertos realizan investigaciones forenses informáticas mediante la incautación y el análisis de datos electrónicos. Para ello se utiliza una metodología que garantiza su admisibilidad como prueba en un tribunal.

La legislación permite el uso de las investigaciones informáticas forenses como parte importante de todas las investigaciones de fraude, ya que tiene un impacto en la capacidad de una organización para investigar los sistemas informáticos y los registros electrónicos, como el correo electrónico.

Las organizaciones están obligadas a mantener los registros electrónicos y la información de forma adecuada y durante un periodo determinado, según los requisitos normativos aplicables. Este mantenimiento de registros permite y facilita la realización de las investigaciones de fraude adecuadas por parte de los expertos.

Recogida De Pruebas 2

La imagen forense

En la informática forense, la información o los datos originales nunca se alteran. Para ello, los equipos de investigación de fraudes utilizan el software de «imagen forense», creado a tal efecto, para obtener una copia de un sistema informático «objetivo». La imagen forense permite recrear el sistema original en cualquier momento.

Para garantizar la confidencialidad de la información de la empresa, hay que asegurarse de que el equipo de investigación del fraude cuente con un especialista experimentado que garantice la confidencialidad de los activos de información. Los investigadores informáticos forenses y otros colaboradores que recogen pruebas de los ordenadores deben ser capaces de justificar sus acciones en el futuro.

Se recomienda encarecidamente contratar a un experto forense para obtener asesoramiento profesional en lugar de confiar únicamente en el departamento o el personal de tecnología de la información de la empresa.

Las imágenes informáticas forenses han sido aceptadas en los procedimientos judiciales, y ya no es necesario (en la mayoría de los casos) incautar el hardware informático con fines de investigación.

De hecho, en situaciones en las que los sistemas informáticos objetivo contienen datos críticos, la incautación física puede no ser una opción viable para el equipo de investigación del fraude. La imagen forense puede ser suficiente. Es posible que no surja la necesidad de embargar activos físicos. La creación de imágenes forenses también permite extraer la información del ordenador personal del sospechoso sin tener que indagar directamente en él.

Pruebas recopiladas mediante entrevistas

Muchas investigaciones de fraude concluyen con una entrevista formal con el sospechoso durante la cual se le presentan todas las pruebas para que dé su opinión y respuestas en un entorno muy controlado.

Estos interrogatorios y la presentación de pruebas ante el sospechoso son realizados por investigadores o expertos en fraude muy cualificados y experimentados. Estos interrogatorios en los que se colocan las pruebas ante el sospechoso deberían realizarse, idealmente, al final del proceso de investigación. Debe solicitarse asesoramiento jurídico antes de realizar estos interrogatorios, a menos que se recurra a investigadores de fraude bien formados para realizarlos.

Reflexiones finales

Las pruebas son la información o los hechos disponibles que indican si una creencia o proposición es verdadera y válida. En este artículo se abordan de forma detallada las formas de reunir una prueba. Este artículo desarrolla la «recopilación de pruebas».