Motivos de los defraudadores en perspectiva empresarial

We empower Anti-Financial Crime and Corporate Risk Management Professionals

  • Home
  • /
  • Blog
  • /
  • Motivos de los defraudadores en perspectiva empresarial
1 115

Los motivos de los defraudadores en perspectiva empresarial. Es un hecho que el deseo de incentivos y las presiones percibidas desde la cúpula directiva impulsan el comportamiento de los empleados. La evaluación de una oportunidad para cometer un fraude, incluida la baja probabilidad de ser descubierto, depende del panorama de comportamiento de los empleados. Los motivos de los defraudadores en el mundo empresarial son diversos.

Motivos De Los Defraudadores

Los motivos de los defraudadores en perspectiva empresarial

Muchos de los profesionales de la empresa desconocen las conclusiones concretas de la investigación sobre el fraude. Sin embargo, ambos grupos están bastante seguros de lo que creen que es la raíz del problema. Están convencidos de que la principal motivación del fraude interno es la codicia pura y dura.

Codicia

Hay una razón para cometer un fraude. Es la codicia. La codicia puede estar en los profesionales y en los delincuentes. Las personas codiciosas nunca están satisfechas con lo que tienen. Siguen explorando vías desde las que puedan generar más riqueza, ya sean legales o ilegales. Los codiciosos piensan que como todo el mundo se enriquece, ellos también deberían enriquecerse. Creen que deben participar en actividades como el juego. Quieren tener las máximas recompensas sin esforzarse mucho para ganarlas. Piensan que el fraude no es un delito grave y que no es un asunto serio para que la dirección lo investigue. Suelen tomar como algo normal cometer un fraude para obtener un beneficio económico.

Puede existir el «motivo de venganza» para hacer que la organización pague por sus servicios, o puede tener una actitud de «atrápame si puedes».

Los delitos de cuello blanco son comunes entre los profesionales codiciosos que trabajan en las organizaciones. Consideran que es su derecho explorar las vías para cometer el fraude. Por lo tanto, utilizan los activos y recursos físicos que les proporciona la organización.

Los profesionales codiciosos hacen un mal uso de sus facultades y poderes asignados por el consejo de administración o la alta dirección. Obtienen beneficios económicos mediante la manipulación de los registros y las transacciones. Las personas codiciosas tienen un cuidado extremo para ocultar sus actividades y destruir las pruebas para asegurarse de que no queden expuestas al pueblo. Las personas codiciosas también cometen fraudes al combinarse con personas de ideas afines en la organización. Por este motivo, muchos fraudes y delitos empresariales no se identifican ni se persiguen a pesar de sus importantes consecuencias financieras.

Como profesionales codiciosos, especialmente los que ocupan puestos de responsabilidad en las organizaciones, los delitos de cuello blanco siguen siendo una categoría de fraude no gestionada en el mundo empresarial.

Necesidad financiera

Los delincuentes y defraudadores cometen fraudes debido a sus respectivas necesidades financieras y a las presiones de sus familias. La cantidad de fraude muestra el nivel de un empleado que podría estar involucrado en el acto, como un fraude con una cantidad financiera muy pequeña habría sido realizado por el empleado pobre de nivel inferior. Por otro lado, el fraude de una cuantía importante habría sido protagonizado por los mandos intermedios o superiores de la empresa.

No siempre es necesario que los fraudes de menor cuantía sean llevados a cabo por empleados de bajo nivel, ya que la mayoría de los fraudes se llevan a cabo en serie, donde los defraudadores planifican las actividades fraudulentas de forma que se produzcan muchos fraudes de pequeño valor a lo largo de un tiempo. Esto se hace para garantizar que no se generen alertas o que los actos que son inmateriales puedan ser ignorados por los supervisores o las funciones de auditoría.

Motivos De Los Defraudadores

Deseo patológico

Algunos defraudadores creen que cometer un fraude es su derecho porque mantienen la opinión de que sus esfuerzos laborales no son justamente compensados por el empleador de la empresa. El sentimiento de no reconocimiento a pesar de haber trabajado duro induce a estos empleados a planificar y cometer fraudes.

En algunas organizaciones en las que el índice de ocurrencia de incidentes de fraude es muy alto, muchos de los empleados que trabajan en esa organización creen que también están capacitados para cometer fraudes. A través del análisis y la comprensión de las actividades fraudulentas anteriores, obtienen pistas, que también son explotadas por ellos.

Tendencia a vencer al sistema

Algunos defraudadores creen que son muy inteligentes y que los sistemas de control interno pueden ser fácilmente explotados por ellos debido a su tendencia a vencer cualquier sistema. Este comportamiento les hace pensar en las posibles vías que no están protegidas por el sistema de controles internos.

Normalmente, estos empleados son muy inteligentes y están cualificados para entender cualquier proceso o aplicar mal los controles. Puede que haya posibilidades de que requieran cantidades económicas. Por lo general, son defraudadores profesionales con un historial de intentos de fraude exitosos, lo que les hace sentirse orgullosos y seguros de romper cualquier sistema y control para cometer un fraude. Utilizan los sistemas y procesos de tal manera que se aprovechan las lagunas dejadas en los controles y procesos por la dirección y se obtienen beneficios personales.

Por ejemplo, una empresa puede tener procesos y controles sólidos relacionados con las compras, pero puede no haber un proceso definido para evaluar y seleccionar a los proveedores. Como el riesgo de seleccionar un proveedor inadecuado no es atendido por la dirección y no se aplican controles para identificar y evaluar a los proveedores. Por lo tanto, los defraudadores pueden planificar sus actividades fraudulentas en torno a vendedores inadecuados y con tarifas más altas, por las que son compensados por los vendedores.

Reflexiones finales

El dinero es siempre el principal motivo de fraude y eso no ha cambiado. Los métodos de fraude han evolucionado. La gente hace varias cosas para extraer dinero de las empresas y los negocios, pero el motivo subyacente es la pura codicia, como demuestran los recientes sucesos en los que están implicados los diputados. La gente juguetea donde puede si cree que puede salirse con la suya económicamente. Podrían hacerlo con el tiempo, porque la gente roba tiempo. No es un fraude en el sentido tradicional, pero están robando, y es un robo en cualquier otra forma.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}